Crítica de Nosotros (David Nicholls)

4 Comments
Sinopsis: Antes de que su hijo adolescente se marche a la universidad, Douglas y Connie han planeado hacer un viaje por Europa los tres juntos. Pero justo antes de emprender el «gran tour», Connie le confiesa a Douglas que, una vez su hijo haya dejado el nido, ella quiere separarse, pues ya no siente que tengan ningún proyecto en común. 

Con esa losa sobre la cabeza, Douglas decide convertir lo que parecen las «últimas» vacaciones en familia en un viaje que todos recuerden como una experiencia vital.Con su curioso sentido del humor, su mal oculta ternura y su incapacidad social, que le hace decir siempre lo menos adecuado en cada momento, Douglas es un personaje inolvidable que se mete bajo la piel del lector. 

Nosotros es una historia rebosante de inteligencia y empatía, una obra sincera e intensa que habla de lo que nos conmueve y nos preocupa a todos, un texto que emociona y hace reír a un tiempo, y que deja en el lector una huella indeleble. 

Crítica: «Creo que nuestro matrimonio ha llegado a su fin. Creo que quiero dejarte» 

Aquellas dos frases significaban para Douglas Timothy Petersen su fracaso como esposo y padres después de veinticinco años de relación junto a su –futura ex– mujer, Connie. Sin embargo, antes la familia realizará las que posiblemente sean sus últimas vacaciones juntos por varios países de Europa. Dogulas aprovechará aquella última oportunidad para salvar su deteriorado matrimonio, así como la relación con su díscolo hijo adolescente. A pesar de ello, pronto descubrirá que si realmente amas a alguien, tienes que dejarlo ir. 

Después de cinco años, David Nicholls regresa al panorama literario actual con su segunda novela «Nosotros», una comedia agridulce en la que reflexiona sobre las consecuencias de un matrimonio sin ilusión basado en la rutina. 

Igual que «One Day», el escritor británico aborda las complejidades en las relaciones de pareja mediante el relato personal de Douglas, en especial después de la formación de su propia familia. David Nicholls contrapone los recuerdos de aquellas primeras etapas de la joven y feliz pareja intercalando los flasbacks con capítulos de la actual convivencia del matrimonio adulto para evidenciar el deterioro de la relación a consecuencia del egoísmo de ambos cónyuges. 

Al fin y al cabo, las vacaciones representan un simple paréntesis en la realidad cotidiana; una excusa a fin de posponer el momento de enfrentarse a la verdad; un desesperado –y último- intento por negar la pérdida, así como solventar la distancia establecida entre los miembros de la familia tras años de incómodos –y prolongados- silencios, de recriminaciones constantes por los errores del pasado, de gestos otrora cariñosos ahora hirientes… 

«Nosotros» es una novela madura, inteligente y emotiva sobre el amor y su pérdida a través del relato personal narrado por Douglas que se caracteriza por su sinceridad y espontaneidad, así como del clásico humor inglés repleto de juegos de palabras –que, por desgracia, su doble significado acaba perdiéndose con la traducción en español-, referencias culturales – dotando a las escenas de un doble significado con la exaltación de determinadas obras como la película «Los 400 golpes» o las pinturas negras de Goya, a destacar el cuadro «Saturno devorando a un hijo»- y, sobre todo, el sarcasmo. Al principio apreciamos un excesivo cinismo acorde con las circunstancias del protagonista, pero conforme avanza en el relato y Douglas aprende a relajarse, ser espontáneo e ignorar ciertos prejuicios, se produce un cambio en el tono que refleja la evolución del personaje hacia la aceptación -no la resignación-. 

Es más, percibimos esta variación en otros detalles como el retrato que realiza de su familia, conforme admite su culpa en la actual situación recordando algunos episodios de la convivencia especialmente amargos que, no obstante, están encubiertos con títulos que aluden a felices anécdotas familiares como «Guerra de purpurina». 

Si durante los primeros capítulos, Douglas nos ofrece un retrato idealizado de Connie basado en los recuerdos, incapaz de aceptar los cambios acontecidos en su relación desde aquellos primeros felices años juntos. Es más, nos sorprende la descripción de su esposa como una mujer aferrada a una eterna juventud de alcohol, drogas, promiscuidad y fiestas rave, incapaz de actuar con responsabilidad y siendo excesivamente laissez-faire en la educación de su hijo. De hecho, la responsabiliza de la personalidad misógina de Albie, de sus pretensiones artísticas como fotógrafo, una vocación sin verdadera utilidad profesional y, todavía peor, su «complejo de Edipo». En definitiva, Douglas se describe como el único miembro verdaderamente responsable y maduro, quien ha realizado constantes sacrificios tanto personal como profesionales para garantizar la estabilidad de su familia, sin que nadie le reconozca sus esfuerzos. 

No obstante, David Nicholls se anticipa al lector en sus conclusiones a través de ese impreciso retrato de ambos personajes basándose exclusivamente en el relato de Douglas; es decir, el autor británico opta por la narración en primera persona para circunscribir nuestra percepción y, posteriormente, evidenciar los prejuicios que nos hemos conformado a partir del relato de un solo personaje, sin que los demás hayan tenido la posibilidad de exponer su propia versión. 

Por subsiguiente, es necesario conocer la historia completa antes de realizar un juicio acerca de las circunstancias que han provocado el deterioro en la relación entre Douglas y Connie. De esta forma, el autor conserva el interés del lector durante toda la novela al percibir que el relato está incompleto conforme avanzan las vacaciones y los recuerdos afloran en cada ciudad para demostrar que ciudades como París o Venecia no han cambiado, sino las personas. 

Nuevamente, David Nicholls demuestra su capacidad para desarrollar personajes dinámicos que evolucionan conforme se suceden los capítulos, repletos de virtudes y defectos con los que resulta fácil empatizar desde las primeras hojas, especialmente ante la contraposición de entre la racionalidad Douglas y la sensibilidad de Connie. La perfecta complementación –en apariencia- de dos personas completamente opuestas (ciencia/arte, cerebro/corazón) hasta el nacimiento de su primer hijo, cuando las diferencias en lo que respecta a la educación de Albie resultan demasiado patentes para ignorarlas. 

De este modo, el autor dota de un nuevo nivel a la lectura de «Nosotros» ante la paternidad, porque la novela evoluciona en paralelo a la relación de Douglas y Connie, volviéndose más compleja ante las nuevas dificultades que ambos deben afrontar y más tratándose de los hijos, con frecuencia víctimas indirectas de los enfrentamientos entre sus progenitores. 

Con todo, determinadas escenas fuerzan en exceso la situación, sobre todo desde la quinta parte cuando la novela cambia de ritmo para convertirse en una road book que conduce a Douglas por múltiples destinos en un período muy corto de tiempo –y espacio-, precipitando la conclusión de la novela. Es más, el humor acaba adquiriendo un carácter mundano basándose en chistes fáciles como el efecto dominó de las bicicletas o las medusas hasta incurrir en el histrionismo que resta coherencia al personaje de Douglas ante situaciones que nos recuerdan a la filmografía más reciente de Ben Stiller, concretamente «La vida secreta de Walter Mitty». 

A pesar de ello, David Nicholls vuelve a demostrar su capacidad para reflexionar acerca de las complejidades del amor a través de una novela madura, emotiva e inteligente sobre un matrimonio sin ilusión basado en la rutina que debe enfrentarse a sus miedos, especialmente la soledad, y al egoísmo en su relación. Si bien, el escritor británico no renuncia al clásico humor inglés en esta agridulce comedia con múltiples niveles de lectura recomendada tanto para los padres como para sus hijos ante la facilidad para sentirse identificados con sus personajes. Una novela esperanzadora sobre las segundas oportunidades y la posibilidad de volver a ser feliz, pero siempre teniendo presente que si realmente quieres a alguien, tienes que dejarlo ir. 

LO MEJOR: La madurez demostrada nuevamente por David Nicholls como escritor. Una novela inteligente y emotiva que aborda la rutina en el matrimonio desde una perspectiva respetuosa, pero sin descuidar el humor. El personaje de Douglas Timothy Petersen. La evolución de nuestra percepción sobre los personajes y su relación conforme avanza el relato. 

LO PEOR: La conversión de la novela en una road book repleta de escenas que fuerzan el humor hasta convertirla en el guión de la próxima película de Ben Stiller. Los prejuicios del lector conlleva conclusiones precipitadas sobre el relato de Douglas y su percepción de los personajes. 

Sobre el autor: David Nicholls, nacido en 1966 en la ciudad inglesa de Hamphshire, estudió literatura inglesa y teatro en la Universidadde Bristol. Ha publicado tres novelas, entre ellas el éxito de ventas internacional Siempre el mismo día, con más de un millón de ejemplares vendidos solo en Gran Bretaña, y adaptado al cine por la norteamericana Lone Schiefeld. También es escritor de guiones para la televisión y el cine. No hay más preguntas es su primera novela y fue originalmente publicada en su país en el año 2003. Tuvo una excelente acogida tanto de crítica como de público y también fue adaptada a la gran pantalla.

4 comentarios:

  1. No conocía a este autor pero sí he visto la película "Siempre el mismo día" y me gustó. Así que investigaré un poco sobre los libros que tiene ;)

    Gracias por tu descubrimiento, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Cris, siempre es un placer ayudar a los lectores a descubrir nuevos autores. Estoy segura de que Nicholls te encantará por su estilo maduro, inteligente y sensible. A pesar de que hayas visto "One Day", te recomiendo leer también la novela en la que se inspira por determinados diálogos que no se incluyeron en la película y explican mejor la relación entre sus protagonista.

      Espero que vuelvas a entrar en el Depósito en futuras autopsias literarias.

      Un abrazo


      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  2. Uff, creo que este lo dejaré pasar, no me llama demasiado la atención...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Jan, aunque es una buena novela reconozco que es inferior a "One Day" en los aspectos destacados durante la crítica. Espero diseccionar en breve una novela que capte tu interés. ;)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->