Crítica de El último pasajero (Manuel Loureiro)

13 Comments

Publicada en La Web del Terror
Sinopsis:  Un enigma oculto durante más de setenta años. Un barco lleno de misterios. No te podrás bajar… aunque quieras. Agosto de 1939. Un enorme trasatlántico llamado Valkirie aparece flotando a la deriva en el Océano Atlántico. Un viejo buque de transporte lo encuentra por azar y lo remolca a puerto, tras descubrir que en ese barco tan solo queda un bebé de pocos meses…. y algo más que nadie es capaz de identificar. Setenta años después, un esquivo hombre de negocios decide ponerlo de nuevo sobre el agua y repetir, paso por paso, el último viaje del Valkirie. A bordo de él y atrapada en una realidad angustiosa y contrarreloj, la periodista Kate Killroy descubrirá que solo su inteligencia y su capacidad de amar podrán evitar que la nave se cobre de nuevo su siniestro precio en este viaje. Un trasatlántico a la deriva en medio del Atlántico Norte, unos misteriosos acontecimientos, ni un solo tripulante ni viajero.

Reseña: «3 de agosto. A medianoche fui a relevar al hombre en el timón y cuando llegué no encontré a nadie ahí. El viento era firme, y como navegamos hacia donde nos lleve, no había ningún movimiento. No me atreví a dejar solo el timón, por lo que le grité al oficial. Después de unos segundos subió corriendo a cubierta en sus franelas. Traía los ojos desorbitados y el rostro macilento, por lo que temo mucho que haya perdido la razón. Se acercó a mí y me susurró con voz ronca, colocando su boca cerca de mi oído, como si temiese que el mismo aire escuchara: “Está aquí; ahora lo sé. Al hacer guardia anoche lo vi, un hombre alto y delgado y sepulcralmente pálido. Estaba cerca de la proa, mirando hacia afuera. Me acerqué a él a rastras y le hundí mi cuchillo; pero éste lo atravesó, vacío como el aire. »

Este fragmento corresponde al cuaderno de bitácora escrito por el capitán del Deméter durante su último viaje desde Transilvania (Rumanía) hasta Whibty (Reino Unido), donde el barco atracó en puerto sin rastro de su tripulación. Entre las mercancías que transportaba, y que permanecían completamente intactas, encontraron un ataúd lleno de tierra, donde instantes antes reposaba el cuerpo de un no muerto, Drácula. A partir de su novela, Bram Stoker creó uno de los barcos fantasmas más célebres de la literatura contemporánea a través de la recreación del viaje utilizando las páginas de este diario inconcluso.

A pesar de que la historia del Deméter es ficción, bien podría haberse inspirado en algunos ejemplos reales como el Mary Celeste, el Ellen Austin o el Carroll A. Deering. Todos ellos conocidos por los misterios con los que se asocian sus nombres y que todavía hoy continúan sin respuesta, pese a las numerosas hipótesis para esclarecerlos, desde aquellas con una base racional y científica (asaltos piratas, motines de la tripulación, enfermedades, tormentas…) hasta las teorías conspirativas y paranormales (abducciones extraterrestres, existencia de puertas dimensionales, el Triángulo de las Bérmudas…).

En esta ocasión, el Valkirie es el protagonista de un nuevo enigma que volverá a repetirse setenta años después, porque lo que provocó la desaparición de sus tripulantes sigue allí, esperando… Un ser maligno y hambriento que no te permitiría abandonar el barco, ni vivo ni muerto.

El autor que inició el género zombie en nuestro país, Manuel Loureiro, regresa al género de terror con su nueva novela, «El último pasajero». El lector se embarca durante cinco días en este magnífico crucero, repitiendo su primera y última travesía por el océano Atlántico. Apenas abandonamos el puerto cuando un inesperado (e indetectable) banco de niebla rodea el trasatlántico envolviéndonos con su claustrofóbica presencia como los últimos reductos de una  temible pesadilla de la que no conseguimos despertar.

Inspirándose en el estilo lovecrafiano, el escritor gallego utiliza una prosa llena de visualidad que no requiere recrearse en detalles excesivamente sangrientos para provocar la angustia del lector. Al contrario, en el Valkirie  predomina el terror psicológico que, paradójicamente,- se incrementa conforme abandonamos la seguridad, el lujo y el confort de los camarotes de primera clase para adentrarnos en los niveles inferiores que incluyen las lúgubres dependencias de segunda y tercera clase o la sala de máquinas, que acaba convirtiéndose en una antesala del infierno.

Loureiro se adentra en las profundidades oceánicas de la maldad humana a través de sus personajes, entre los que destacan la infatigable periodista Kate Kilroy; el enigmático multimillonario Isaac Feldman; o la amazona bosniana Shenka. A pesar de sus diferencias, todos comparten un pasado trágico plagado de sombras que regresan con la intención de llevárselos consigo, porque la oscuridad se hace más fuerte conforme avanzan en su viaje gracias a la presencia de un mal milenario liberado a bordo del Valkirie. Un círculo que deberá completarse antes de que lleguen a su destino.

Por esta razón, «El último pasajero» recrea a dos tiempos diferentes que confluyen en un mismo espacio para acentuar  la efímera distancia que, en realidad, existe entre el pasado y el presente, demostrando la influencia que ejerce uno sobre otro. De este modo, este barco acaba convirtiéndose en una versión crucero del hotel Overlook («El resplandor», Stephen King), ante la imposibilidad de sus protagonistas para distinguir entre ambos.

El  propio autor establece límites en el desarrollo tanto la historia como sus personajes, consecuencia lógica de la cuenta atrás que empieza desde el instante en el que el Valkirie abandona el puerto. Es obvio que cinco días resultan insuficientes para abarcar en profundidad todos los aspectos que Loureiro menciona, condicionando el ritmo narrativo desde los primeros capítulos para ajustarlos a la, en cierto modo, efímera . Obsérvese que Kate realiza antes de embarcar y convertirse en un valioso miembro de la nueva tripulación sin proponérselo. Es cierto que la presentación de la protagonista deja entrever parte de la emotividad de una historia que, a pesar de pertenecer al género de terror, posee una gran humanidad. El resto de personajes resultan menos sólidos, debido al mayor protagonismo que se le concede a la periodista en detraimiento del resto, cuya presencia a una serie de localizadas escenas, tal y como ocurre con el cínico físico Carter.

A pesar de estos necesarios matices en el diseño y la maquinaria en el diseño del Valkirie, «El último pasajero» nos ofrece una travesía capaz de provocarnos una talasofobia irremediable al concluirla, siempre que sobrevivamos. Manuel Loureiro regresa con una novela claustrofóbica que no concede un solo respiro al lector conforme averiguamos los secretos que se esconden bajo su cubierta. Una presencia maligna, una sombra creada por la maldad humana que nos perseguirá en cada camarote, en cada pasillo, en cada rincón de este inmenso navío… El Valkirie está a punto de zarpar rumbo hacia lo desconocido… contigo como pasajero. 

LO MEJOR: La atmósfera claustrofóbica del libro. La confluencia de dos tiempos en un mismo espacio. La presentación del personaje de Kate Kilroy al lector. El equilibrio narrativo entre terror psicológico y drama.

LO PEOR: Si consideramos el complejo trasfondo de la novela, todo se sucede en una lapso de tiempo demasiado breve. Los primeros capítulos correspondientes a la investigación de Kate resultan efímeros. El excesivo protagonismo de la protagonista en detrimento de otros personajes, como Carter, Shenka o el propio Isaac Feldman.

Sobre el autor: Manuel Loureiro (PONTEVEDRA, 1975) es un escritor y abogado español que además ha trabajado como presentador en la Televisión de Galicia y más tarde como guionista de diversos proyectos.
En la actualidad colabora con los periódicos Diario de Pontevedra y diario ABC. Asimismo es colaborador habitual de la Cadena SER.

Sus primeras novelas, Apocalipsis Z: El Principio del Fin, Los Días Oscuros y La Ira de los Justos, se convirtieron de manera inmediata en un éxito de ventas, no sólo en España, sino en otros muchos países del mundo.

13 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente de leer, no sé si lo de la atmósfera claustrofóbica me va mucho, pero bueno...
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Laura,

      Cuando hago referencia a la atmósfera claustrofóbica no lo interpretes como la posibilidad de experimentar una sensación de angustia insoportable, pues aquí tienes la posibilidad de cerrar el libro hasta reponerte. En realidad, significa que la mayoría de la novela se desarrolla en un único escenario, el Valkirie, contribuyendo a reforzar el sentimiento de terror.

      Estoy segura de que te gustará y, sobre todo, pasarás mucho miedo en este crucero de ¿placer?

      Un saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)


      Eliminar
  2. Etién Vilches:

    Me cuesta asimilar que el autor haya mejorado tanto con respecto a sus novelas de zombies anteriores. La primera me resultó infumable, la segunda estaba extrañamente mucho mejor narrada, coincidiendo con su fichaje por una editorial grande, pero tampoco me convenció, así que ya no le di oportunidad a la tercera.

    Está claro que el escritor pudo madurar por el camino, es obvio. Quizás sí merezca darle otra oportunidad después de todo.

    Una reseña muy concisa, aunque la lógica es algo que considero sobrevalorado, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,

      Es curioso, precisamente la segunda novela Z fue la que menos me gustó de toda la trilogía. De hecho, te recomiendo que le concedas una oportunidad a la saga y leas el último volumen. En este libro, Loureiro demostraba su madurez como escritor y me fue casi imposible encontrarle aspectos negativos que recalcar.

      Si decides embarcarte en "El último pasajero" o sobrevivir al "Apocalipsis Z: El fin de los días" me encantaría conocer tu opinión de cualquiera de estos dos libros, tanto si tu impresión es negativa como positiva. :)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas López (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  3. Etién Vilches:

    En realidad no es que me gustara más la segunda que la primera, es que estaba mejor escrita. La primera parecía redactada por un fulano que te cuenta la anécdota en el bar, mientras que en la segunda hacía gala de una gama más amplia de recursos. Más amplia, pero igualmente escasa.

    En lo positivo, me quedo con que sus tramas, aunque trilladas, son sólidas.

    A ver, le daré una oportunidad al cierre ahora que está en edición bolsillo.

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Ho he podido acabarlo. Malo, malo
    Parecía que iba a ser interesante, pero conforme avanzaba cada vez era peor.
    Lo siento pero es mi opinión.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,

      En absoluto debes disculparte por tu opinión, pues todas son valiosas con independencia de que sean positivas o negativas. De hecho, me gusta comprobar que existen lectores capaces de expresar una impresión discrepante a la mayoría, porque eso demuestra que posees un criterio muy exigente y no te conformas con la mera lectura de entretenimiento.

      Eso si, lamento que el libro no te gustase. Una mala impresión acaba siendo la responsable de que no se le conceda al autor una segunda oportunidad y, aunque es cierto que existen escritores que no mejoran a pesar de que sigan publicando y sus libros estén entre los más vendidos, no dejes que tu reticencia te impida disfrutar de alguna buena historia. Si no quieres volver a comprar nada firmado por ese autor, sobre todo debido al elevado precio de algunos ejemplares (especialmente si son novedades), siempre existe la posibilidad de pedirlo prestado a algún conocido o descargarlo en formato digital (y comprarlo posteriormente si consideras que lo merece).

      Finalmente, "El último pasajero" es una lectura entretenida que destaca por la atmósfera. Sin embargo, considero que el ritmo, la linealidad de sus personajes e incluso cierta previsibilidad en el desarrollo del argumento (desde el principio no podía evitar compararlo con "Fantasmas" (Dean R. Koontz) la perjudicaban de forma considerable. De hecho, sigo diciendo que su mejor libro hasta ahora es "Apocalipsis Z: El fin de los días".


      Gracias de nuevo por tu opinión y espero que la próxima lectura si cumpla tus expectativas. :)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  5. Hoy lo comenzare, vamos a ver como transcurre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Alberto,

      Espero que te guste el libro y, cuando lo concluyas, compartas con el resto de pacientes tu propia autopsia literaria. Estoy segura de que disfrutaremos leyéndola. ;)

      Un saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  6. No creo que el libro sea malo, pero si resulta un poco soso al final. Yo creo que, a pesar de transcurrir en solo cinco dias, hay partes en las que se vuelve un poco extenso. Quizas se deba a ese aire claustrofobico que quiere dar el autor, pero creo que su objetivo debe ser que el lector se pregunte " cuando el personaje va a salir de ahí" no " cuando voy a terminar este libro". Pero a pesar de eso me resulto una lectura interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión se crearon unas expectativas demasiado elevadas sobre la novela antes de publicación. De igual modo, la mayoría de los lectores que la adquirieron eran seguidores de la trilogía zombie, quienes se sintieron defraudados ante el cambio de temática tal y como le ocurrió previamente a Carlos Sisí con "La hora del mar", pese a ser su obra más madura como escritor.

      Por otro lado, considero que Loureiro no ha sabido aportarle a la historia el ritmo narrativo adecuado. Es cierto que crea una atmósfera claustrofóbica, pero no es suficiente para que la novela funcione correctamente durante todo su desarrollo.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que vuelvas a participar en futuras autopsias literarias.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  7. El libro me parece fantástico siento q estoy en el valkirie viviendo cada una de las cosas narradas eso de la atsmofera claustrofóbica es realmente adictiva... me gustaría q me reconiendes algunos con la misma caracteristica ..... saludos desde Venezuela.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Antonio,

      Si te gusta el terror en espacio cerrados te aconsejaría empezar por los clásicos como "Los crímenes de la calle Morge" y otros relatos de Poe u"Otra vuelta de tuerca" (Henry James". Entre los autores contemporáneos destacaría "La casa infernal" (Richard Matheson), "El resplandor" o "Misery"(Stephen King) o "Fantasmas" (Dean Koontz). Si finalizada la presente lista sigues interesado en la temática, házmelo saber para recomendarte nuevos títulos.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que vuelvas a participar en futuras autopsias literarias.

      Un cordial saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->