Crítica de Intocable (Philippe Pozzo di Borgo)

No Comments

Sinopsis: Una conmovedora y divertida historia verídica sobre dos hombres que no se habrían conocido en circunstancias normales: un aristócrata tetrapléjico tras un accidente de parapente y un joven argelino de los suburbios, de carácter difícil y orgulloso, que se convierte en su cuidador. En otras palabras, la historia de dos «intocables»: uno por su discapacidad y el otro por su condición social. Un libro de excelente factura literaria, que trata de historias trágicas y conmovedoras, con gran elegancia e incluso sentido del humor, y sin un atisbo de autocompasión.


Reseña: A pesar de que la historia de Philippe Pozzo de Borgo trascendió a la opinión pública con su relato biográfico, El nuevo aliento (Le second souffle), no fue hasta su reciente adaptación cuando realmente se dio a conocer su historia. De hecho, El demonio de la guarda (Diable gardien) fue escrito a petición de Olivier Nakache y Eric Toledano, directores y guionistas de la película, con objeto de profundizar en la peculiar amistad entre Philippe y Abdel Sellou, quien también ha escrito una novela: Una amistad improbable (Tu m’as saué la vie). Es decir, Intocable es la unión de dos relatos independientes, aunque entrelazados por la misma historia siguiendo la secuencia temporal de los acontecimientos.

En el primero, Philippe nos describe el antes y el después del accidente de parapente que lo dejó tetrapléjico. El autor narra brevemente algunos episodios de relacionados con su infancia, recuerdos felices e inocentes propios de cualquier niño que desconoce las facilidades, así como las obligaciones, derivadas de su posición social. A pesar de la mención de determinados privilegios de los que gozaba, Philippe realiza un retrato de si mismo como un joven humilde en pensamiento y rico en espíritu. Asume sus responsabilidades en el negocio familiar, la compañía Champagne Pompery, pero sin renunciar a ser feliz siguiendo sus propias directrices.

Es cierto que el matrimonio con su primera esposa gozó del beneplácito de su familia gracias a que ella era la heredera de una gran fortuna. Por desgracia, aunque la boda fue de cuentos de hadas, nunca tuvieron su “vivieron felices”. La enfermedad que ella sufría, el doloroso tratamiento al que debía someterse, la imposibilidad de tener hijos… En otros matrimonios, estas circunstancias hubiesen sido motivo suficiente para debilitar incluso el amor más fuerte, pero Philippe adoraba a su mujer por su fortaleza. En varias ocasiones, ella era quien lo consolaba cuando la impotencia por su situación lo desbordaba. El recuerdo de aquel espíritu innegable le permitió luchar después del accidente para adaptarse a su nueva situación seguir amando la vida.

Sorprendentemente, Philippe nunca adopta el papel de víctima. Es cierto que su prosa destila rabia, e incluso hay fragmentos en los que reconoce la poderosa atracción que le suscita la idea del suicidio, pero nunca lleva a la práctica estos pensamientos. Algunos afirmarían que Philippe consigue aceptar su inmovilidad gracias a la fortuna familiar, que le permite el acceso a una serie de cuidados y tratamientos que el resto de personas en su misma situación no puede permitirse, pero sería una generalización injustificada.

Si Philippe logra adaptarse es por una decisión propia, es decir, porque él quiere vivir, no sobrevivir. Debe encontrar el equilibrio entre las luces y sombras que implica una vida limitada en cuerpo, pero llena de matices en alma. Con todo, es consciente de que necesita ayuda para afrontar semejante tarea, apareciendo en escena un peculiar personaje, más demonio que ángel, Abdel Sellou.

A partir de este momento, el autor nos describe con un sentido del humor ácido la compatibilidad que se establece entre dos polos en apariencia opuestos. Por un lado, Phillipe representa un cerebro sano, ansioso por seguir desarrollándose con nuevas experiencias que ahora se le niegan, no por su estado físico, sino por su posición social que le obliga a mantener unas apariencias más rígidas que las correas que lo sujetan a su silla de ruedas.

Por otro lado, Abel es la posibilidad de satisfacer esta necesidad a través de unos miembros jóvenes y fuertes, pero que vagan sin rumbo por los suburbios parisinos, tropezando siempre con los mismos errores y sin deseos de aprender, solo de sobrevivir.

Ambos encontraran en el otro no lo que desean, sino lo que realmente necesitan. Al igual que los capítulos de un libro, las experiencias que comparten crean una amistad inquebrantable, pese a las críticas o la incomprensión de familiares y amigos, devolviéndoles aquella pasión por la vida que olvidaron. Así como la necesidad de compartirla con alguien que sepa apreciarla, y aceptarte con tus defectos y virtudes.

Una excelente lección de humildad, que se convierte en una necesaria inyección de optimismo en el actual contexto que vivimos. Con todo, Intocable requiere ser leída en francés, pues en la  traducción se pierden algunos matices que enriquecen la lectura, también El demonio de la guarda resulta demasiado ameno en comparación con El nuevo aliento, las diferencias narrativas entre ambos son demasiado significativas entre ambas y conceden un mayor peso y mejor tratamiento al primero.

En la cultura hindú, los dalits son los intocables, una clase tan baja que se considera fuera de los varnas (castas). Al igual que estas personas, Philippe y Abel son víctimas de una sociedad que ha establecido una serie de fronteras a su alrededor fundamentada sobre los prejuicios, manteniéndolos aislados del resto. Sin embargo, ambos deciden imponerse sobre las convicciones que hasta ese momento regían sus vidas para volver a disfrutar de ella, demostrando que las limitaciones solo existen cuando decidimos aceptarlas como propias.

VALORACIÓN: 6,5

LO MEJOR: Un relato sincero y directo, que no necesita recurrir a eufemismos. El temple de Philippe para describir algunos de los episodios más dolorosos junto a su esposa como consecuencia de la enfermedad que ella sufría, así como el período directamente posterior a su accidente.

LO PEOR: El rechazo que pueda inducir Philippe a consecuencia de su posición social. El desequilibrio narrativo entre El nuevo aliento y El demonio de la guarda. La traducción empobrece considerablemente el relato. La necesidad de que hubiesen tenido que realizar la película para disfrutar de este libro.

Descubre la película en Cine y Bso


Sobre el autor: Philippe Pozzo de Borgo, hijo de dos distinguidas familias francés, fue director de Champagne Pommery. En 1993 sufrió un terrible accidente de parapente que lo dejó tetrapléjico. En 2001, la editorial francesa Bayard publicó su asombroso testimonio de su nueva vida, Le second souffle, que tuvo una excelente acogida crítica. Después, con motivo de la película, se reeditó con un texto adicional, Diable gardien, y se convirtió rápidamente en un imparable bestseller tanto en Francia, con más de 200.000 ejemplares vendidos en los dos primeros meses, como en las traducciones que ya han aparecido. El libro que reúne ambos textos, Intocable, ha inspirado la película del mismo título, estrenada en Francia en otoño de 2011, con un éxito extraordinario tanto de crítica como de público.




0 comentarios:

Publicar un comentario

-->