Crítica Háblame bajito (Macarena Berlín)

No Comments
Sinopsis: A Pita no le contaron que la vida a los cuarenta iba a ser ligeramente distinta a lo que esperaba. Es una profesional de éxito, directora de un conocido programa de radio, hija de un padre que la adora, runner,amiga de sus amigas y tantas cosas que a veces ni ella misma sabe por dónde empezar. En definitiva: Pita es una mujer de hoy. Pero desde hace poco, también es una mujer que deberá aprender a vivir de manera distinta. 

A partir de ahora, Pita viaja sola. 

Con una ruptura sentimental a sus espaldas, entre mudanzas, programas de radio y una insólita propuesta, la de escribir una novela, la vida de Pita es la historia de cualquiera de nosotros, la que empezamos a construir cuando nos emancipamos de nuestros miedos y nos lanzamos a la vida que empieza donde se cierran antiguas puertas y se abren las de las nuevas oportunidades. 

Con una sensibilidad extraordinaria, Macarena Berlín nos presenta una novela llena de humor y delicadeza en la que disecciona como nadie nuestros miedos. Lo hace con esa voz que nos habla bajito y que queremos seguir escuchando incluso después de terminar estas páginas. 

Crítica: Durante años, la cálida voz de Macarena Berlín se ha introducido progresivamente en nuestras vidas para acabar convirtiéndose en una apegada compañera radiofónica. Al igual que otros pequeños gestos que conforman nuestra rutina diaria, sintonizamos «Hablar por hablar» con la misma ilusión e incertidumbre con la que afrontamos el nuevo día, pues nadie sabe qué nos deparará cada programa –ni el futuro-. 

Precisamente, la primera novela de la presentadora radiofónica comienza con la irresolución que representa para su protagonista, Pia, el fracaso de su tercer matrimonio y la soledad que conlleva esta difícil separación. «Háblame bajito» es una novela que reflexiona sobre el ruido que predomina en la vida actual, impidiéndonos escuchar nuestra propia voz y, por consiguiente, permanecer fieles a quiénes realmente somos. 

La presión social sobre el individuo se incrementa ante la exposición constante – y voluntaria- de los usuarios en las redes sociales, exigiéndole la perfección en todos los aspectos de su vida. La insatisfacción, la sensación de fracaso ante la imposibilidad de cumplir las expectativas de los demás acaba degenerando en una sensación de inseguridad, de baja autoestima, de miedo ante cualquier posible cambio. De ahí que la novela de Macarena Berlín manifieste la necesidad de regresar a un estilo de vida más sencillo que nos permita redescubrirnos como personas en un contexto demasiado global e interconectado. 

Paradójicamente, la autora tiende a reflexionar sobre demasiados aspectos de la sociedad (la renuncia voluntaria a la maternidad, la progresiva visualización del colectivo transexual, el terrorismo islámico, entre otros) desatendiendo la temática principal de la novela. La constante introducción de anécdotas profesionales –inspiradas en su propia experiencia laboral-, incluyendo tres entrevistas radiofónicas no contribuyen a la coherencia de la narración, sino todo lo contrario. Los dictámenes de la presentadora condicionan el ritmo del relato ante las reiteradas interrupciones con objeto de expresar su opinión acerca de diversas materias que, en realidad, carecen de una reciprocidad con el argumento o la protagonista. De hecho, tenemos la impresión de que Macarena Berlín pretende ensalzar su figura periodística en perjuicio de sus propios personajes, especialmente de Pia. 

Asimismo, la escritora no consigue aportar credibilidad a la novela. Pese a los esfuerzos de Macarena Berlín por ofrecer al lector una novela de tono coloquial y sincero, no consigue desarrollar una prosa fidedigna a la pretensión inicial a consecuencia, entre otros aspectos, a la artificialidad de los diálogos, el recurrente humor de sitcom o la trivialidad de los personajes secundarios. De hecho, «Háblame bajito» acaba resultando demasiado simplista, pues recurre con frecuencia a los estereotipos clásicos del género chick lit, convirtiéndose en la clásica novela de lectura entretenida y ligera perfecta ante el inicio de la temporada estival que recuerda notablemente a la pretenciosa «Come, reza ama» (Elizabeth Gilbert). 

Por consiguiente, la primera incursión literaria de Macarena Berlín en la ficción, «Háblame bajito», es una novela sobre la necesidad de escuchar nuestra propia voz un contexto demasiado ruidoso para reencontrarnos como personas. La presentadora radiofónica alude a la necesidad de permanecer fieles a nosotros para aprender a superar nuestros miedos e inseguridades ante los cambios, aceptar nuestra imperfección, nuestra incapacidad para alcanzar el ideal social que se nos exige –especialmente con la dependencia actual a las redes sociales-. No obstante, durante toda la lectura predomina un persistente ruido blanco derivado de la inexperiencia de la autora que convierte a la novela en la clásica lectura estival que no nos provocará remordimiento alguno cuando cambiemos de emisora para escuchar el siguiente hit literario del verano. Por desgracia, durante esa época no predomina la variedad ni la calidad. 

LO MEJOR: La moraleja de la novela. 

LO PEOR: El resto. 

Sobre la autora: Macarena Berlín. Periodista nacida en Madrid. Desarrolla su actividad desde 1996. En 1999 entra en Cadena Dial donde participa en diversos proyectos como el programa despertador Atrévete y Qué falló en lo nuestro, y desde entonces compagina su trabajo en la radio con el de la televisión presentando y colaborando en programas de Canal+, Localia, Neox, Cosmopolitan TV, Antena 3, Cuatro y, más recientemente, La Sexta. Desde el 23 de febrero de 2009 dirige y presenta Hablar por hablar en la Cadena SER (de lunes a viernes, de 01.30 a 04.30). Este programa lleva casi veinticinco años en antena y se ha convertido en un clásico de las madrugadas con la audiencia más alta de la radio en su franja horaria. En 2010 recibió el Premio Nacional de la Radio, que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas al mejor conductor de prográmas y en 2011, la Antena de Oro en la categoría de Radio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

-->