Crítica de Escupiré sobre vuestra tumba (Boris Vian)

4 Comments
Sinopsis: Escupiré sobre vuestra tumba es un maravilloso libro que trata también del racismo hacia el hombre negro "aprobado así por la justicia". Lee Anderson es un afroamericano que llega a un pueblo donde los jóvenes están sedientos de alcohol y sexo. Trabajando cómo vendedor en una librería, Lee oculta un secreto: la única razón por la que está allí es para vengar la muerte de su hermano, que murió linchado y colgado por haberse enamorado de una mujer... 

Crítica: La reciente matanza en la Iglesia Madre Emmanuel, símbolo de la lucha contra la esclavitud, por Dylaan Roof es el última de una larga lista de crímenes y abusos contra la población afroamericana durante el último año. A pesar de la abolición de la segregación racial, el odio sigue latente bajo las heridas aún abiertas de la Guerra de Secesión, y más cuando en muchos edificios estatales del sur ondean con orgullo la bandera de la Vieja Confederación, incluyendo Charleston, donde se inició el conflicto. Otro triste ejemplo del arduo camino por recorrer hasta conseguir la anhelada reconciliación, dividiendo al país en dos amplias facciones y cuya distancia se acentúa con cada asesinato, paliza o violación un poco más. 

En este contexto de inestabilidad y tensión social, la secuela de «Matar un ruiseñor» (Harper Lee) -oda contra el racismo que trascendió la ficción de sus páginas para convertirse en todo un manifiesto a favor de los derechos civiles- ya se ha convertido en uno de los libros más esperados del año junto a la cuarta parte de «Millenium» (Stieg Larsson) y «50 sombras de Gray» (E.L. James) –obviemos las comparaciones entre los tres-. 

Si bien existen numerosas novelas con la esclavitud y la desigualdad racial estadounidenses como temática previas o posteriores -«El color púrpura» (Alice Walker), «Raíces» (Alex Haley), «La cabaña del tío Tom» (Harriet Beecher Stowe), «Doce años de esclavitud» (Solomon Northup), «Criadas y señoras» (Kathryn Stockett) y un largo etcétera-,ninguna ofrece una descripción tan visceral de las posibles consecuencias de esta violencia como «Escupiré sobre vuestra tumba» (Boris Vian). 

Ambientada en los años cuarenta, pertenece a la saga escrita bajo el pseudónimo de Vernon Sullivan, un escritor afroamericano de piel clara. Un inusual rasgo físico que le permite hacerse pasar por blanco y disfrutar de los privilegios que ostentaban estos ciudadanos de primera categoría. No obstante, «Escupiré sobre vuestra tumba» es, con diferencia, la más polémica del autor francés, quien empleo la rentable fórmula de adherir al clásico estilo de las novelas negras estadounidenses un alto contenido violento y sexo explícito para garantizar unas altas ventas y el interés de los lectores –que realmente creyeron la existencia del falso autor negro-. 

Escrita en apenas quince días, Boris Vian narra en primera persona la venganza de Lee Anderson quien, al igual que el inexistente Sullivan, utiliza su favorable apariencia para introducirse en la corrupta y racista sociedad sureña. Una novela que, pese a su brevedad, escandaliza al lector por la constante descripción de escenas casi pornográficas que incluyen pederastia, sodomización e incluso necrofilia. Sin embargo, en aquella época el escándalo radicaba en la posibilidad de que un ciudadano marginal pudiera cometer semejantes crímenes con total impunidad, cuestionando la supremacía e inmunidad moral de la alta clase sureña. 

Con todo, «Escupiré sobre vuestra tumba» continúa siendo una lectura no apta por lectores sensibles, poco acostumbrados a una prosa tan directa como un puñetazo que hace tambalear nuestros valores conforme avanza este psicótico relato. 

De hecho, es interesante observar la evolución del protagonista. La apatía inicial derivada de un trabajo monótono –en la única librería del pueblo donde la mayoría de ganancias provienen, paradójicamente, de la venta por catálogo; es decir, Boris Vian pone de manifiesto la incultura de la población local a través de este detalle tan insignificante- teniendo como únicas preocupaciones proveerse de alcohol y sexo fácil con las jóvenes blancas de la ciudad, en realidad le sirven para ocultar ante los demás sus verdadero propósito que conocemos mediante breves flashbacks. Estos recuerdos contribuyen a enfatizar la disociación de la personalidad de Anderson entre blanco y negro, llegando a olvidarse de la lógica de sus actos y derivando en una vorágine de odio injustificado contra dos víctimas escogidas prácticamente al azar. 

Es cierto que toda la violencia presente descrita en la novela se realiza exclusivamente contra las mujeres, pero es importante recordar que el origen está en el asesinato de su hermano pequeño, quien se enamoró de una joven blanca de su edad y, cuando lo supieron tanto el padre como el hermano de ella, decidieron matarlo de una paliza. Por tanto, en el subconsciente de Anderson se establece una conexión, pues aunque ella también hubiese cometido un crimen –las relaciones interraciales estaban prohibidas por la ley- solo se ajustició a su hermano pequeño, mientras que la joven se le acabo considerando una víctima de la enfermiza obsesión de un delincuente negro. En este aspecto, Boris Vian demuestra poseer un magnífico conocimiento de la psicología humana, pues Lee acaba por convertirse precisamente en lo que más odia en su intento por conseguir justicia. 

Es posible que la moraleja de «Escupiré sobre vuestra tumba» acabe siendo relegada por el alto contenido de violencia y sexo explícito de sus páginas, pero la principal desazón del lector proviene de la capacidad de Boris Vian para cuestionar las convicciones morales en las que se basa nuestra sociedad actual, inspirándose en las palabras de su conciudadano Voltaire pues "la civilización no suprime la barbarie; la perfecciona." 

LO MEJOR: La capacidad del autor para cuestionar los abusos de la élite sureña, realizando una inusual descripción de su decadencia moral para la época en que se publicó. La evolución del personaje hacia la psicopatía. La inteligente psicología empleada por Boris Vian no solo en la redacción, sino también en la publicación de la novela. 

LO PEOR: El alto contenido de violencia y sexo explícito puede hacer que el mensaje principal de la novela acabe perdiéndose. La violencia es ejercida exclusivamente contra las mujeres y este detalle podría malinterpretarse como machista. El gran desconocimiento de la existencia de esta novela frente a otras con la temática de la segregación racial estadounidense. 

Sobre el autor: Boris Vian (Ville-d'Avray, 1920 - París, 1959) Escritor francés. Ingeniero, periodista, dramaturgo, novelista, actor, músico de jazz y autor de canciones, ha dejado una obra que fue considerada, a título póstumo, como el manifiesto de la juventud existencialista. Boris Vian fue, en efecto, uno de los protagonistas de la bohemia intelectual, nutrida del existencialismo de Sartre, del barrio parisino de Saint-Germain-des-Prés en los años cincuenta. Causó escándalo la publicación, con el seudónimo de Vernon Sullivan, de su primera novela, Escupiré sobre vuestras tumbas (1946), que contiene, bajo la forma de una novela negra, una rabiosa denuncia del racismo. Es autor asimismo de las novelas La espuma de los días(1947) y El otoño en Pekín (1947) -que revela el influjo de Raymond Queneau y de Eugène Ionesco-, y de poemarios como No quisiera morir (1962). Compuso incluso dos óperas: El caballero de nieve (1957), con música de G. Delerue, y Fiesta(1959), con música de D. Milhaud.

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No conocía esta novela pero sí me sonaba el autor. La verdad es que no he leído nada sobre esta temática, creo que puede ser una lectura enriquecedora aunque creo que prefiero empezar por algún libro que no sea tan explícito, así que me apunto, también, los títulos que has nombrado al principio.
    Por cierto, me ha parecido muy acertado todo el contexto tan actualizado que has incluido.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Reich,

      Precisamente descubrí esta novela por casualidad y cuando la encontré en la biblioteca pensaba que era sobre la película de rape and revenge de 1978 con el mismo nombre y cuyo remake sigo considerando muy superior a la original como The last house on the left. De hecho, estoy interesada en seguir con la bibliografía de este autor, pero no será fácil siendo tan poco conocido en la actualidad.

      Respecto al contexto, desgraciadamente la temática está ahora mismo de actualidad cuando me hubiese gustado poder una introducción que no estuviera basado en la realidad. :(

      Si tienes oportunidad de encontrar la mayoría de los libros mencionados te recomiendo especialmente La cabaña del tio Tom, Raíces, Matar a un ruiseñor e incluso clásicos como Las aventuras de Tom Sawyer, Lo que el viento se llevó o Las aventuras Huckleberry Finn desarrollan esta temática, aunque de forma secundaria.

      Muchas gracias por tu opinión y espero que vuelvas a participar en futuras disecciones literarias. ;)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  2. Boris Vian aka Vernon Sullivan es lo mejor que he leído este año. No creo que el exceso de violencia desentone con la obra o mensaje, ya que si lees Cosecha Roja o El secuestro de Miss Blandish te darás cuenta que las novelas negras originalmente eran un coktail entre violencia, machismo, drogas, trata de blancas y un largo etc., sin embargo tampoco creo que sea una obra desconocida pues la serie negra de Vian es valorada y estudiada en muchos lugares del mundo. Y por último está Chester Himes un escritor negro que utiliza una fórmula similar a la Boris para escribir novelas duras con excesos de violencia y que muestran una realidad constante y sonante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Atzin,

      Reconozco que desde la lectura de "Escupiré sobre vuestra tumba" estoy muy interesada en ampliar mi conocimiento sobre la bibliografía de Boris Vian, pero sorprende la ignorancia respecto a la existencia de su obra excepto en círculos literarios muy especializados. De hecho la mayoría de sus novelas están en formato digital, porque resulta imposible encontrarlas físicamente a consecuencia de que están descatalogados, sin traducción o directamente desconocen su obra en las librerías consultadas. Por desgracia, estoy bastante acostumbrada a estas decepciones, aunque espero tener mayor suerte con Chester Himes, siempre tengo una inmensa curiosidad por conocer a los escritores que me recomiendan lectores como tú. :)

      Muchas gracias por tu comentario y espero que vuelvas a participar en futuras -o anteriores- autopsias literarias.

      Un cordial saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->