Crítica de El exorcista (William Peter Blatty)

2 Comments

Sinopsis: El terror comenzó tan discretamente que al principio pasó inadvertido. Pequeñas molestias en Regan, para las cuales Chris MacNeil, actriz y madre, encontraba fáciles explicaciones. Con el tiempo, pareció como si Regan hubiese sido invadida por una personalidad diferente… ¿Era posible que anduviera suelta una entidad demoníaca? Si los médicos y la psiquiatría no ayudaban, ¿el exorcismo podría ser la respuesta?

La Iglesia había sido profundamente escéptica acerca de la posesión diabólica. Pero al vida de Regan estaba en juego. Y eso significaba que había llegado el momento para  ese implacable rito que une a un exorcista y demonio en un duelo mortal.

Crítica: En una decisión sin precedentes, el ex cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Valera, inició el proceso para el nombramiento de ocho sacerdotes para combatir las posesiones demoníacas en la capital de España ante la necesidad de atender el cada vez mayor número de peticiones por las supuestas víctimas. Además de la formación necesaria para ejercer como exorcista, los clérigos deberán poseer conocimientos sobre el mundo de las drogas y las sectas satánicas, junto con el asesoramiento de un grupo de psiquiatras para discernir entre trastornos psicológicos y auténticas posesiones de Satán.

Resulta curioso que, aunque debatimos constantemente sobre la existencia del Creador, pocas personas diverjan acerca de la presencia del Maligno en nuestras vidas. En una época de grandes progresos científicos -como la detección de las primeras ondas producidas por el universo tras su creación, es decir, la evidencia física que demuestra la teoría del Bing-Bang-, continuamos sintiéndonos atraídos por  lo inexplicable, lo esotérico, lo obscuro, lo prohibido…

A finales de agosto de 1949, William Peter Blatty se obsesionó con un reportaje publicado por The Washington Post sobre Robbie Mannheim, un joven de catorce años que, durante seis semanas, había sido sometido a numerosas sesiones de exorcismo para expulsar un demonio que había poseído su cuerpo. Su curiosidad se incrementó al conocer que uno de los sacerdotes responsables era profesor en campus, el padre William Bowder, a quien escribió repetidas veces solicitándole una entrevista personal. Si bien, el sacerdote se negó a esta petición, informó a Blatty de la existencia de un diario pormenorizado de los hechos acontecidos aquel abril.

Los documentos estaban custodiados en la sede de la orden de Jesús en Nueva York y Battly consiguió acceder a ellos. Impresionado por el testimonio de los tres párrocos, decidió escribir una novela que describiese aquella intensa batalla contra el mal, «El exorcista».

Si bien William Peter Blatty dramatizaba algunos detalles de la historia original, demuestra el riguroso proceso de documentación e investigación previo a la concepción del libro. El autor nos describe  una iglesia más racional y escéptica de la que estamos acostumbrados a través del padre Damien Karras, quien deberá encontrar las pruebas necesarias para autorizar el exorcismo de Regan MacNeil.

Al igual que los diferentes equipos médicos, somos incapaces de establecer un diagnóstico capaz de explicar la progresiva degradación física y psicológica de Regan, e incluso cuando interviene Karras seguimos mostrándonos escépticos ante la posibilidad de que todos los acontecimientos hayan tenido un origen paranormal. Blatty aprovecha nuestros prejuicios, volviéndolos en nuestra contra para manipularnos, confundirnos, engañarnos… tal y como haría el propio diablo.

De esta forma, el autor consigue mantener la intriga hasta prácticamente las últimas hojas con pistas falsas que nos impulsan a creer, precisamente, en la posibilidad de que todo sea consecuencia de la mente enferma de Regan. Únicamente, cuando reaparece el personaje del padre Lankester Merrin, a quien conocimos en el primer capítulo de la novela, y asistimos al exorcismo somos incapaces de seguir negando la realidad.

Además, durante la lectura de estos capítulos descubrimos la existencia de un anterior encuentro entre el sacerdote y la entidad demoníaca, provocando una gran desazón en el lector, pues significa que -con independencia de las veces que hayamos conseguido derrotarlo- siempre encuentra la forma de regresar para seguir infligiéndonos daño.

En este aspecto, «El exorcista» es una novela verdaderamente desalentadora. William Peter Blatty no pretende transmitir ningún mensaje esperanzador sobre la existencia de Dios, así como su capacidad para proteger de cualquier mal a aquellos que creen en él, sino todo lo contrario. Adviértase que Chris MacNeil y su hija son ateas, pero la ausencia de dogmano evita que Regan sea poseída al jugar con una tabla de ouija perteneciente a su madre. Algunos lectores podrían considerar que ambas son castigadas por su falta de fe, pero Blatty demuestra que, incluso aquellos con unas sólidas convicciones, acaban por dudar.

El efecto de sus palabras resulta todavía más devastador a través del uso de frases cortas para describirnos imágenes dantescas como las contorsiones en ángulos imposibles y dolorosos, las dermografías, los cambios de temperatura en la habitación, la transformación de las facciones, los desagradables olores, el movimiento de objetos… Además, observamos como las escenas a plena luz del día y los escenarios abiertos son reemplazados de forma progresiva hasta que toda la acción se desarrolla en la habitación de Regan durante la noche. Una metáfora perfecta sobre las sombras que, poco a poco, se extienden impidiéndonos vislumbrar cualquier vestigio de luz.

Sin embargo, William Peter Blatty no pretende causar polémica, sino que el tratamiento de la historia se realiza de forma respetuosa al englobar todos los puntos de vista existentes a través de sus personajes. De ahí la importancia de los diálogos, que nos proporcionan información relevante para comprender las múltiples temáticas mencionadas, pues el autor no nos habla exclusivamente de los exorcismos, también denuncia el abuso de psicofármacos en niños o la marginación social. Posiblemente la única escena que resulta forzosa sea la fiesta celebrada por Chris MacNeil y su incomprensible insistencia en derivar la conversación hacia las misas negras.

Con todo, Blatty nos proporciona alguna sonrisa con el detective William Kinderman y sus delirantes monólogos, aunque pronto descubrimos que el autor vuelve a engañarnos con la inofensiva  apariencia de este personaje.

 «El exorcista» demuestra ser una novela sólida en todos los aspectos, desde el riguroso proceso de documentación e investigación previo hasta la inesperada conclusión de la historia. A pesar de la dramatización con respecto al suceso real que la inspira, William Peter Blatty consigue alejarse del sensacionalismo propio de este tipo de historias, sabiendo encauzarla hacia una perspectiva más respetuosa que abarca todos los puntos de vista a través de sus personajes y, en especial, los inteligentes diálogos. No obstante, la pesadumbre continúa tras acabar la lectura, pues  «Como ha dicho usted… en lo que a Dios concierne presumo de no creyente, y, aunque no estoy muy segura, creo que lo sigo siendo. Pero en lo que respecta al diablo… bueno, es algo distinto. Lo podría aceptar, y en realidad lo acepto (…) Si a uno se le ocurre pensar en Dios, tiene que imaginarse que existe uno (…) ¿Se da cuenta de lo que quiero decir? Él nunca habla. Pero el diablo no hace más que darse propaganda, padre.»

LO MEJOR: El riguroso proceso de documentación e investigación previo. A pesar de la temática, William Peter Blatty realiza un tratamiento respetuoso, sin incitar ninguna polémica o ensalzar los aspectos más sensacionalistas. La capacidad de mantener la incógnita hasta los últimos capítulos. La solidez de los personajes y los diálogos que mantienen.

LO PEOR: La escena de la fiesta celebrada por Chris MacNeil.

Sobre el autor: William Peter Blatty es un novelista y guionista estadounidense que nació el 7 de enero de 1928. Hijo de padres libaneses, nació en Nueva York, ciudad por la que deambuló con su madre de hogar en hogar tras el abandono de su padre. Tras su educación en diversos colegios católicos y jesuitas, finalmente asistió a la Universidad de Georgetown y a la Universidad George Washington, donde estudió Lengua y Literatura Inglesa. A mediados de los años 50 ganó 10,000 dólares americanos en un concurso televisivo, lo que le permitió dedicar los siguientes años a la escritura. Publicó varias novelas cómicas que, si bien obtuvieron una valoración positiva por parte de la crítica, no fueron grandes éxitos de ventas. Comenzó a escribir guiones en colaboración con el director Blake Edwards, pero al tiempo retornó a la novela. En un apartado paraje del Lago Tahoe escribió El exorcista, una novela de terror que él mismo adaptó para cine y que dirigió William Friedkin; ésta tuvo un inmenso éxito y obtuvo un Óscar para Blatty, si bien también fue acompañada de polémica. Aunque escribió varias novelas en la línea de ésta, algunas de las cuales también fueron llevadas al cine, ninguna llegó al estado de culto de El exorcista.


2 comentarios:

  1. Un libro terrorífico que siendo literario casi le basta con ser narrado en tono periodistico. Tiene la capacidad de exponer muy bien un asunto complejo y que seguramente escapa a nuestro entendimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Jordim,

      Considero que si la obra hubiese adoptado un tono específicamente académico no hubiese tenido la misma repercusión. Sin embargo, la dramatización de los acontecimientos se realiza de forma tan respetuosa, sin incurrir en juicios de valor que únicamente podemos alabar al autor por conseguir este equilibrio entre la ficción y... ¿la realidad?.

      Un cordial saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->