Crítica de Cinco tumbas sin lápida (Tony Jiménez)

No Comments

Publicada en La web del Terror
Sinopsis: George Campbell lo tenía todo. Su vida estaba completa, con una esposa perfecta, una comunidad que le quería y sus triunfos como escritor. Pero todo se torció un buen día, lo que le empujó a huir del pueblo que le había visto nacer.

Un tiempo después, preparado para enfrentarse a sus demonios, regresa a Shelter Mountain, un lugar donde nada es lo que parece.

En todos los pueblos hay historias, leyendas, relatos siniestros, pero en Shelter Mountain es diferente. Algo oscuro anida en sus bosques, algo terrible, que lleva esperando a George mucho tiempo.

Mientras el escritor trata de encontrar otra vez la inspiración necesaria para acabar su siguiente novela, el destino le prepara una vuelta de tuerca directamente desde su pasado, a la vez que es acosado por sus vecinos, que no ven con buenos ojos su regreso. George Campbell no tardará en descubrir que algunos fantasmas son muy reales, en lo que será una lucha no sólo por su supervivencia, sino también por su cordura.

Todo vuelve en Shelter Mountain, y el escritor va a comprobarlo de la peor de las formas.

Reseña: Un matrimonio llega por carretera hasta una desconocida población de Nebraska habitado solo por niños  conocidos como Los chicos del maíz. Otra pareja  es apresada por el sheriff local de Desesperación, poseído por un perverso ser que volvería a manifestarse en Wentworth (Posesión).  Castle Rock (La tienda), Heaven (Los Tommynockers) o Chester's Mills (La cúpula) son otros escenarios en los que Stephen King desencadenó el terror a través de su pluma. Es posible que sean los más conocidos, pero no los únicos. En televisión, el asesinato de Laura Palmer conmocionó a los habitantes de Twin Peaks, un pequeño pueblo situado al noreste del estado de Washington. A lo largo de dos temporadas, el Agente Especial del FBI Dale Cooper investigo el crimen para encontrar al culpable y hacer justicia. En los videojuegos, conforme explorábamos las calles y edificios de Silent Hill se reducían nuestras posibilidades para escapar de la oscuridad siempre presente bajo nuevas y grotescas formas que dan un nuevo significa a la palabra miedo…

En «Cinco tumbas sin lápida», Tony Jiménez nos invita a visitar el «pacífico» pueblo de Shelter Mountain para desenterrar las respuestas  que nos permitan conocer la verdad sobre un trágico acontecimiento que cambió para siempre la vida de George Campbell, así como el resto de sus vecinos. Y es que todo vuelve a Shelter Mountain…

La primera novela del autor malagueño es un tributo al terror de los 80 y 90, realizando constantes guiños a las principales películas y novelas del género de estas décadas como la trilogía «Evil Dead» (Sam Raimi, 1981) o «The last house on the left» (Wes Craven, 1972).

Sin embargo, la principal temática de «Cinco tumbas sin lápida» es el pasado. Obsérvese que, conforme avanza el relato, descubrimos los secretos que ocultan los diferentes habitantes de Shelter Mountain. Por ejemplo, la envidia de Carl Raimi, el párroco del pueblo, contra su propio hermano o el sentimiento de culpabilidad del Sheriff Tolliver a consecuencia de su alcoholismo e infidelidades que acabó afectando a la eficacia de su trabajo y, por ende, a las personas que debía proteger.

Al igual que Clive Barker, la presencia de elementos paranormales sirve para narrarnos un drama humano en el que los auténticos monstruos somos nosotros. Con independencia de la forma que adopte mal, siempre tiene su origen en una acción realizada por personas egoístas y sin escrúpulos que deben pagar por sus pecados en vida. Por tanto, toda la violencia descrita no es más que una derivación lógica de las decisiones y actos de sus personajes, sobre todo de George Campbell, tal y como dijo Gandhi: «Ojo por ojo, el mundo se quedará ciego». O como en este caso, cualquier posible víctima de la posterior venganza será sodomizada, torturada, descuartizada… Y es que las escenas gore son predominantes durante la mayor parte de la novela. Detalles escabrosos, no aptos para lectores aprensivos, que demuestran la nueva orientación de la literatura del terror hacia relatos más sangrientos y viscerales, en los que la hemoglobina salpica las páginas y las palabras se convierten en instrumentos de tortura.

Con todo, son perceptibles los defectos propios de un autor novel, en especial cuando su experiencia literaria previa se ha limitado a los relatos. La mayoría son escenas prolongadas demasiado y con gran cantidad de detalles innecesarios, sobre todo durante los primeros capítulos que describen la vuelta del protagonista a Shelter Mountain.

Por otro lado, existe una incoherencia en estilo de la prosa. Algunos fragmentos están redactados de forma más coloquial, con un lenguaje directo que nos describe la violencia sin eufemismos. Sin embargo, otros resaltan por el uso constante de metáforas y, por subsiguiente, se produce una coexistencia de dos registros diferentes y antagónicos que da lugar a esa discordancia en el texto.

En último lugar, en el capítulo de introducción no posee la misma calidad narrativa del texto. A pesar de la intensidad de la escena, resulta errática en su lectura y presenta algunos errores gramaticales, sobre todo en la construcción de las frases, que desmejora el resultado final.

A pesar de todo, «Cinco tumbas sin lápida» desentierra nuestros miedos más ancestrales con su primera novela. Entre los senderos del bosque por los que perderse, los baños en las oscuras e inexploradas aguas del lago o las leyendas que han sobrevivido a sus habitantes, así como los seres que las protagonizan… El pueblo de Shelter Mountain engloba dentro de su oferta turística todos los elementos necesarios para concebir una historia de venganza, cuyo final solo puede escribirse con sangre, mucha sangre.

LO MEJOR: Una novela tributo a las principales historias de terror de los 80 y 90. La presión psicológica que Carl Raimi y, sobre todo, el sheriff Tolliver ejercen sobre el lector. La promesa cumplida de grandes dosis de sangre y violencia, puro gore literario. La frase: «Todo vuelve a Shelter Mountain»

LO PEOR: El capítulo de introducción. Las oscilaciones de registro y el exceso de detalles. A partir de la mitad de la novela, el ritmo narrativo se incrementa demasiado rápido.

Sobre el autor: Tony Jiménez (Málaga, 1984). Comenzó a sentir la fiebre de la escritura muy joven, y desde entonces no ha parado de crear historias.

Ganador y finalista de varios certámenes, seleccionador de antologías y jurado, miembro de ESMATER (Escritores Madrileños de Terror), ha participado en numerosas antologías, como Antología Z: Volumen 4: Zombimaquia, Legendarium Volumen I, Las mejores historias de zombies de Tyrannosaurus Books, Pasos en la oscuridad y Epic. Antología de fantasía épica, entre otras. Es autor de la antología Actos de Venganza.

Actualmente espera la publicación de algunos relatos en varias antologías más en las que ha colaborado, adaptaciones de sus relatos en Sonolibro y prepara su próxima novela de terror para Tyrannosaurus Books.

0 comentarios:

Publicar un comentario

-->