Crítica de Las flores de la guerra (Geling Yan)

4 Comments
Publicada en OcioZero
Sinopsis: 1937, Nanjing: el ejército japonés ha entrado en la capital china a sangre y fuego. La guerra ha atrapado a Shujuan junto con otras doce estudiantes en el desván de la parroquia Santa María Magdalena, al cuidado del padre Engelmann. Aunque hay algo que sacude su mundo con más fuerza que el sonido de los disparos. Cuando la misteriosa y seductora Zhao Yumo llega al frente de un grupo de prostitutas en busca de refugio, las niñas y los clérigos tienen que enfrentarse a sus propias encrucijadas: ¿dónde está la justicia?, ¿qué los distingue de esas mujeres?, ¿cómo defenderse de la crueldad?

Reseña: A lo largo de seis semanas, Nanjing, antigua capital de la República China, se convirtió en escenario de una de las peores masacres contra la población civil de ese país. Durante la Segunda Guerra Chino-Japonesa, la ciudad fue ocupada por el ejército japonés que cometió numerosas atrocidades, como violaciones, saqueos o ejecuciones indiscriminadas de prisioneros. Es posible que pocos conozcan este oscuro episodio, y más cuando todas las miradas estaban en Europa a consecuencia del avance de las tropas hitlerianas.

Curiosamente, han sido el cine y la literatura los encargados de darlos a conocer este conflicto para evitar que esas historias anónimas no vuelvan a ser víctimas, esta vez del olvido o la ignorancia. Entre las novelas, cabe destacar Las orquídeas rojas de Shangai (Juliette Morillot) y, por supuesto, Las flores de la Guerra (Geling Yan).

Si bien ambas se contextualizan en el mismo período histórico y describen las atrocidades cometidas por el ejército japonés, así como la difícil supervivencia de sus protagonistas, Las flores de la guerra difiere significamente de su homóloga occidental por narrarnos los acontecimientos desde la perspectiva más cercana.

El primer detalle que nos sorprende de Las flores de la Guerra es su extensión. Al contrario que Las orquídeas rojas de Shangai, es una novela breve que centra toda la acción en único escenario durante la mayor parte de su desarrollo, la parroquia Santa María Magdalena. En este lugar deberán convivir sus personajes que, a pesar de sus diferencias, se necesitan entre ellos, aunque no quieran reconocerlo.

De hecho, resulta muy significativo comprobar como, a pesar del conflicto que tiene lugar fuera de los muros de la parroquia, la jerarquía social previa a la guerra sigue vigente en su interior. La necesidad de mantener una apariencia de normalidad conlleva que se establezcan una serie de estratos, delimitando el terreno de cada uno. De ahí que las prostitutas ocupen el sótano, lo más bajo del edificio, mientras que las estudiantes residen en el desván.

Con ello, la parroquia Santa María Magdalena acaba convirtiéndose en un mundo paralelo, donde  Geling Yan nos describe la difícil convivencia entre las estudiantes y las prostitutas a través de sus contrastes. Al igual que un ramo compuesto por distintas flores, los matices de cada personaje les conceden un color y aroma característicos que consigue hacerlas resaltar sobre las demás, pero juntas crean un conjunto equilibrado ante los sentidos.

Por un lado, las estudiantes representan un capullo que todavía no ha florecido y es protegido ante su fragilidad. Sin embargo, este desconocimiento de la vida real ha retrasado su crecimiento en aspectos tan importantes como la solidaridad y su tallo está lleno de espinas formadas por la vanidad, la ira o la envidia.

Por otro, las prostitutas encabezada por Zhao Yumo que fueron arrancadas precipitadamente de sus tierras y se han marchitado de forma prematura. El maquillaje, las sedas de colores o los abalorios son adornos que les sirven para embellecer su cuerpo, ante la pobreza de un alma ya consumida, flores si olor que sobreviven gracias a su belleza efímera.

No obstante, son pocas las ocasiones que la autora nos proporciona un encuentro entre ambos grupos y, cuando se producen, son efímeros por la violencia, física y verbal, que despliegan ambos. Es necesario esperar hasta casi el final de la novela para que se produzca una convivencia real, pero estos fragmentos son descritos de manera muy superficial.

A pesar de la riqueza léxica desplegada por Geling Yan, Las flores de la guerra no consigue un equilibrio narrativo a consecuencia de la ligereza en el tratamiento de la historia. El retrato de los personajes no terminarse de completarse y solo se nos proporcionan leves retazos de una personalidad mucho más compleja. Esto explicaría que la autora tuviese la necesidad de extenderse en Doukou justo en el epílogo del libro, pues son muchas las incógnitas respecto al pasado de estas mujeres que deja sin respuesta. También la presencia de flashbacks que, aunque consigue aportar algo de luz sobre su pasado, interrumpen la narración, por no disponer estos párrafos de forma separada permitiendo su distinción en el relato.

Sin embargo, Geling Yan consigue enderezar la novela con un final lleno de emotividad, en el que nos describe el mayor de los sacrificios por parte de sus personajes. Apenas unas hojas son suficientes para emocionar al lector, quien asiste impotente al último acto de humanidad posible en medio de tanto horror y desesperanza. Una magnífica lección de humildad que viene a demostrarnos la facilidad con la que juzgamos a las personas solo por sus apariencias.

Las flores de la guerra es un drama que, aunque correctamente narrado, carece de la profundidad suficiente para cautivar al lector. Si bien, el final consigue emocionarnos ante el loable sacrificio humano que realizan sus personajes, resulta insuficiente para solventar las carencias previas. Al igual que algunas flores, tiene belleza pero su fragancia resulta efímera.


LO MEJOR: Los contrastes entre el grupo de  las estudiantes y las prostitutas. La jerarquía social que se establece dentro de la parroquia de María Magdalena. El final.

LO PEOR: La superficialidad de los personajes y las relaciones entre ellos. La estructura narrativa.
Descubre la película en Cine y Bso

Sobre la autora: Geling Yan nació en Shanghái en 1958 en el seno de una familia de artistas y a los trece años entró a formar parte de la Joven Guardia Roja de Mao. Escribió sus primeras novelas en China, y abandonó su país natal después de los sucesos de Tiananmen para instalarse primero en Taiwán y posteriormente en San Francisco. Ha publicado más de veinte títulos, entre los que destacan The Banquet Bug y The Lost Daughter of Happiness. Su obra, traducida a catorce idiomas, ha recibido varios premios literarios y ha sido llevada al cine con gran éxito. Actualmente Geling Yan vive en Berlín y trabaja en el guión cinematográfico de La novena viuda, Premio a la Mejor Novela en lengua china de 2006.

4 comentarios:

  1. ¡Anda! No conocía la novela, pero no hace mucho vi la peli de Zhang Yimou y, pese a que me encanta como director, confieso que algunas escenas me resultaron durísimas y tuve que salir de la sala del cine y todo. No guardo un recuerdo demasiado grato de la historia, la verdad... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente inauguramos esta sección para dar a conocer libros en los que se basaban películas y viceversa. Además, tengo la costumbre de tener que leerme primero la novela o me niego rotundamente a ver la película, porque si hago al contrario, estaría influenciada por las imágenes y los personajes tendrían los rostros de los actores. Curiosamente, la prosa del libro es tan sútil que incluso las peores escenas no provocan rechazo, si exceptuamos ese magnifico final que deja sin respiración. Cuando tenga la oportunidad de ver la adaptación de Zhagn Yimou te comentaré mi impresión. ;) Un abrazo.

      PD: Por desgracia, los aconecimientos en los que se inspira la historia son reales, demostran que la realidad siempre supera a la ficción. :(

      Eliminar
  2. A mí me pasa lo mismo: tengo que leer primero el libro, porque no me gusta poner a los personajes el rostro de los actores. Si dices que en este caso el libro es más sutil que la película consideraré leerlo, pero el hecho de saber que está basado en hechos reales resulta escalofriante, sí. :( Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que soy una gran lectora de las histografías, donde se nos permite conocer una perspectiva más subjetiva y, por subisiguiente, cercana de los acontecimientos históricos más importantes, como "Una maestra en Katmandú" (Vicki Subirana). Eso si, siempre que hayan sido escritos por un autor nacional, porque los extranjeros tienden a occidentalizar los acontecimientos durante su reconstrucción para la novela. Espero que te guste el libro. :)

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->