Crítica de El corazón de las tinieblas (Joseph Conrand)

19 Comments
 Publicada en Cine y Bso
Sinopsis: Joseph Conrand escribió esta novela basada en su experiencia en el Congo. Este clásico habla de la lucha del hombre contra los elementos naturales, si bien ha servido y sirve para criticar la amarga historia de un pueblo sometido a los excesos y privilegios de la colonización.

El corazón de las tinieblas, publicado en 1902, trasciende la circunstancia histórica y social para convertirse en una exploración de las raíces de lo humano, esas catacumbas del ser donde anida una vocación de irracionalidad destructiva que el progreso y la civilización consiguen atenuar pero nunca erradicar del todo.
Quizá la mejor introducción a El corazón de las tinieblas sea el escueto comentario que el propio Conrand hizo tras su viaje al Congo en 1890: "Antes del Congo yo era un solo un simple animal". Aquel viaje que sin duda representó para él un descenso a los infiernos, es el que nos cuenta por boca de Marlow, su alter ego, con un relato estremecedor en el que las fueras elementales de la Naturaleza hallan su contrapartida en las fuerzas oscuras y primitivas que actúan en el interior del hombre.
En este relato, de una rara y subyugadora perfección estilística, Conrand parece que alcanza su objetivo como escritor: nos hace oír, sentir y ver por medio del poder de la palabra escrita.

El corazón de las tinieblas es una de las historias más conocidas de Conrand, y en ella se basaría Francis Ford Coppola para filmar Apocalypse Now.
Reseña: Voltaire dijo: «La civilización no suprime la barbarie, la perfecciona». Esto es lo que Joseph Conrand nos transmite en su novela, una denuncia contra el imperialismo europeo y, sobre todo, el británico bajo la apariencia de una novela de viajes hacia el corazón del continente africano. 
Inspirándose en su propia experiencia, el autor describe los abusos a los que eran sometidos los nativos ante el afán de riqueza de los colonizadores a través Charlie Marlow. Este personaje se convierte en el principal narrador y testigo de la degradación moral del ser humano en este contexto.
«El corazón de las tinieblas» pone de manifiesto esta corrupción de forma progresiva conforme se suceden las etapas del viaje. Adviértase que Marlow reconoce ante el lector haber conseguido ese trabajo gracias a la influencia ejercida a un familiar, quien no escatima en recursos para conseguirle este favor. Posteriormente,  durante su ascenso por el río Congo, las escenas de esclavitud y matanzas indiscriminadas contra la población indígena se producen con mayor asiduidad ante la incomprensión del narrador por semejante abuso de poder injustificado. Es decir, el autor empieza describiéndonos una pequeña mentira administrativa que sirve de prólogo ante los futuros gestos de egoísmos que realizan sus personajes.
Con objeto de incrementar la tensión psicológica del lector, Joseph Conrand escoge escenarios de dimensiones reducidas, en comparación con el amplio terreno inexplorado de la selva congoleña, provocando una sensación claustrofóbica, especialmente en los fragmentos que se desarrollan en el barco de Marlow. En este mismo sentido, los asentamientos colonos son descritos para provocar la misma angustia psicológica. La sensación de seguridad o civilización que pudiera inspirarnos desaparece ante la presencia de los esclavos, quienes nos impiden seguir ignorando la realidad de ese lugar. De hecho, el escritor ironiza sobre algunos aspectos sobre la misión humanitaria que se realizaron en aquel territorio, como la «Sociedad Internacional para la Supresión de las Costumbres Salvajes».
Sin embargo, «El corazón de las tinieblas» también alude al conflicto de identidad. En este sentido, el personaje de Kurtz se nos revela como el auténtico protagonista de la historia, pues todos los acontecimientos acaban desviándose hacia su persona. Desde el comienzo de la narración a bordo del Nellie hasta la búsqueda de la prometida de Kurtz por parte de Marlow es, en realidad, el descubrimiento realizado por este enigmático personaje cuya figura se magnifica conforme avanza el relato.
Joseph Conrand crea un personaje que consigue sintetizar las diferentes perspectivas del colonialismo. Por un lado, el deseo de enriquecerse mediante la explotación indiscriminada de los recursos, (materiales y humanos). Por otro, el conflicto moral que se producen cuando fraterniza con los nativos, renunciando a su anterior existencia para iniciar otra nueva como dios de aquel lugar.
Con todo, es el propio Marlow quien reconstruye la vida de Kurtz previa a su llegada al Congo, así como los motivos de su locura gracias a testimonios de terceros y sus propias interpretaciones de los acontecimientos. El lector carece de un testimonio directo y, en consecuencia, cualquier interpretación que realice es parcial.
Es más, «El corazón de las tinieblas» resulta superficial considerando la complejidad de los temas que aborda en sus páginas. Si bien algunos pueden justificarse en la brevedad del propio libro, ello no excusa al autor de haber querido abarcar demasiado en un espacio tan limitado. De hecho, algunas de las incoherencias que se producen durante la narración se deben precisamente a esta pretensión, provocando que se vuelva caótica en el último tercio de la novela. Obsérvese que Marlow nos adelanta su percepción sobre Kurtz y algunos de  los diálogos mantenidos con el personaje antes de conocerlo. Este aspecto resulta poco comprensible, si consideramos que los acontecimientos se habían mencionado hasta ese momento seguían un orden cronológico.
Otra incongruencia es el retrato que realiza Joseph Conrad de los nativos africanos. A pesar de querer evidenciar los abusos contra la población congoleña, sus descripciones podrían considerar prejuiciosas, basadas en su experiencia personal, y, por tanto, faltas de objetividad.
Por subsiguiente, «El corazón de las tinieblas» es una novela que se limita a describir la colonización del Congo desde una perspectiva europea y, por tanto, parcial sin llegar a profundizar en sus aspectos más controvertidos. Esta estigmatización del autor es la principal causa de que este clásico de la literatura no haya sabido adaptarse al contexto actual y, en consecuencia, resulte poco atractiva a ojos de los lectores.
Con todo, sigue representando uno de los grandes exponentes que nos permiten explorar los territorios más recónditos del alma humana, siempre con la amenaza de no poder regresar del viaje siendo los mismos tras observar los horrores que nosotros mismos hemos creado. Nuevamente, la realidad superar a la ficción.
LO MEJOR: La progresiva tensión psicológica. La simbología de los escenarios. La ironía del autor al referirse a la misión humanitaria en África.
LO PEOR: La falta de objetividad del autor en la descripción de  los aborígenes africanos, basadas en percepciones prejuicios. El desequilibrio narrativo, especialmente por el constante cambio de narrador. El personaje de Kurtz.
Sobre el autor: Joseph Conrand (Teodor Józef Konrad Korzeniowski; Berdiczew, 1857 - Bishopsbourne, 1924) Novelista británico de origen polaco considerado uno de los más grandes escritores modernos. Hijo de un noble polaco, quedó huérfano a los once años y estuvo bajo la tutela de su abuela y su tío paternos. A los dieciséis abandonó Polonia rumbo a Marsella, donde inició su andadura como marino mercante, que lo llevaría en una primera etapa a comerciar con armas para las tropas carlistas españolas y a un intento de suicidio.
Ante la imposibilidad de llegar a oficial en la marina francesa y huyendo del peligro de ser reclutado por el ejército zarista (era súbdito ruso de la Polonia ocupada), se trasladó a Londres en 1878, sin saber inglés. Dos años después aprobó el examen que lo convirtió en segundo oficial de la marina mercante, y seis años más tarde el que le proporcionaría el grado de capitán, casi al tiempo que pasó a ser súbdito británico. Navegó durante toda la década siguiente, particularmente por los mares del sur, el archipiélago malayo, África y el río Congo, experiencias que se reflejarían en su obra posterior.
Conrad no comenzó a escribir hasta 1889, en que dio inicio a La locura de Almayer (1895), que no terminaría hasta cinco años más tarde, durante los cuales aún continuó navegando, actividad que abandonó definitivamente en 1894. El éxito, no obstante, tardó en llegarle; fue con Chance (1912), de la que se vendieron más de 13.000 ejemplares en dos años, pese a que desde el principio sus libros fueron bien recibidos por la crítica.
Aunque la mayor parte de sus narraciones tienen como telón de fondo la vida en el mar y los viajes a puertos extranjeros, la suya no es una literatura de viajes en sentido estricto. Éstos constituyen, para Conrad, el ámbito en el que se desarrolla la lucha de los individuos entre el bien y el mal, el escenario en el que se proyectan sus obsesiones y, en particular, su soledad, su escisión y el desarraigo (su condición de polaco oprimido primero y luego exiliado debió dejar fuerte impronta en su carácter).
Escribió en total trece novelas, dos libros de memorias y una buena cantidad de relatos. Entre las primeras destacan Lord Jim (1900), indagación en torno al problema del honor de un marino que sufre por su cobardía juvenil en un naufragio; Nostromo (1904), a menudo considerada su mejor creación; El agente secreto (1907), a propósito del mundo anarquista inglés; Bajo la mirada de Occidente (1911), situada en la Rusia zarista, Victoria (1915), con los mares del sur como escenario, y La línea de sombra (1917), narración abiertamente autobiográfica acerca de su primera singladura como capitán a bordo del Otago.
Entre sus relatos largos novelas breves es preciso mencionar El corazón de las tinieblas, publicado en forma de libro en 1902, que constituya, a partir de su recorrido por el rio Congo, una verdadera bajada a los osucros infiernos de la mente humana y su corruptibilidad. Aunque sostuvo cordiales relaciones con algunos ilustres escritores de su tiempo como Henry Jamos o H.G. Wells y escribió conjuntamente varias novelas con Ford Madox Ford, se mantuvo casi siempre al margen de la vida literaria. Con posterioridad su obra se ha ido valorando cada vez más y ha ejercido un fuerte influjo en la literatura, tanto inglesa como internacional.

19 comentarios:

  1. Este libro tiene una primera lectura complicada, pero es uno de mis intocables. Podría replicar algunos de los comentarios de la crítica, pero esto no tendría fin :) Tanto el libro como "Apocalipse Now" me parecen obras cumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Jordim,

      En absoluto, me encantaría que comentases aquellos aspectos en los que no nuestras valoraciones no coinciden, pues siempre es positivo para los lectores disponer de diferentes puntos de vista sobre una misma novela con objeto de que ellos puedan forjarse un juicio propio y no dejarse influenciar exclusivamente por una opinión.

      Debo confesar que no he visto la película, salvo algunas de las escenas más conocidas, pero después de leer "El corazón de las tinieblas" su visión es casi obligatoria.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo

      Eliminar
  2. A ver, intentaré explicarme sin divagar mucho. La primera vez que leí el libro se me hizo muy denso, me costó, y creo que fue porque intentaba ver una historia política o de denuncia donde todo eso funciona más bien como marco para hablar sobre otras cosas que van más a una raíz existencialista (por decirlo así), y que son menos tangibles.
    Para mí el libro siempre ha sido más un artefacto abstracto, y muy poco concreto en lo que otros se empeñan en serlo (porque no tiene interés en eso), pero a la vez se acerca de una forma casi peligrosa, por ambigua, a una descripción precisa de la naturaleza humana. Siempre he pensado, al menos desde la segunda lectura, que sobre todo es un viaje no hacia un lugar físico, sino hacia el interior de Marlow, él de alguna forma nos representaría a todos (aunque es una forma chusca de decirlo), y Kurtz me parece un símbolo que te hace pensar tanto en el anhelo por encontrarle sentido a todo de Marlow, como en la propia muerte, entre muchas otras cosas. El modo en que representa esto Conrad es con un "simple" viaje comercial, en el que Marlow (agotado mentalmente) acaba por no saber bien por qué sigue hacia delante, pero necesita seguir, porque Kurtz se convierte en una especie de "última oportunidad" de conseguir respuestas o alivio o lo que sea. Conrad se ayuda del paisaje y la miseria, y todo lo que rodea al río, que yo creo son elementos que van sumando una sensación de amenaza al estar Marlow yendo "demasiado lejos", porque además la naturaleza (en todas sus formas) se muestra en su forma más peligrosa y libre, así como los que habitan directamente en ella, y obviamente es más grande y decisiva de lo que pueda ser Marlow o cualquier otro hombre (aunque se pueda insinuar que Kurtz podría "entenderla" de verdad).

    Lo que hizo Coppola con su película fue llevarse el espíritu de la novela al contexto de la guerra de Vietnam, y obviamente funcionaba a la perfección, porque el paisaje, que es un elemento importante, también es casi más mental que físico, y el personaje de Marlow es un renegago de la vida tal y como la entendemos, y de hecho al principio de la película ya le vemos en una habitación de Saigon, alcoholizado, esperando una misión, aunque lo que espera es algo más que una misión. La película es larga, excesiva y salvaje (y una de mis favoritas), pero también profundiza muy bien es los mismos temas que el libro, y entiende muy bien que se pueden usar perfectamente muchos elementos siempre que se sea fiel a Conrad (en la peli hay desde momentos de comedia surrealista hasta momentos de drama (obvio), y otras escenas se que te quedan en la retina para siempre (como Marlon Brando como Kurtz soltando todo un monlogo final tan ambiguo como terrorífico, y a la vez casi consiguiendo que en algunos momentos llegues a creer de verdad que es el tío más lúcido y realista del mundo, aun diciendo las cosas que dice, como si en algunos momentos llegaras a ver la luz (lo cual significa entenderlo TODO, la vida y el sentido de la misma) para enseguida volver a la oscuridad.
    En fin, hablando de todo lo relacionado con "El corazón de las tinieblas" es difícil explicarse, pero espero que se haya entendido un poco al menos cómo yo lo veo. De todas formas recomiendo la película, porque complementa muy bien al libro, y sobre todo creo que Coppola lo supo entender muy bien, o al menos su interpretación me parece la más fascinante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Jordim,

      Reconozco haberme quedado sin palabras. Magnífica crítica de ambas historias y no puedo menos que felicitarte, así como agradecerte que hayas compartido en blog esta excelente interpretación de "El corazón de las tinieblas". :D

      Si algún día decido volver a leerlo, serás uno de los primeros en saber si mi percepción permanece inalterable o, por el contrario, se ha visto modificada favorablemente. Al igual que compartiré mi opinión de la película cuando tenga la oportunidad de verla.

      Gracias de nuevo, pues este comentario ha significado mucho para mi.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar
    2. Me ha encantado tu comentario. Estoy haciendo un trabajo sobre la novela y no me estaba gustando nada la crítica de la página, sobre todo por lo de que "Conrad intentó abarcar mucho en un espacio muy limitado" porque creo que, como has dicho, es un libro que va mucho más allá de lo que está escrito en las páginas. Además, no estoy de acuerdo con que es un libro que hoy en día no gusta, a mi me ha encantado y me ha transmitido muchos sentimientos. Quizá no estoy de acuerdo con tu visión de lo que representa Kurtz, opino que su función es mostrar la corrupción moral que la soledad y el estado primitivo pueden causar en el hombre. Pero gran comentario.

      Eliminar
    3. Buenas noches,

      Es posible que en el presente análisis de la novela me haya centrado demasiado en la forma, descuidando el contenido propio de la novela. Y por ello, agradezco enormemente tu comentario, pues los lectores que participáis en este blog conseguís hacerme mejorar a través de vuestra participación. De igual modo, aplaudo el equilibrio entre la crítica constructiva y la adulación de tus palabras, el respeto demostrado por una opinión diferente -y que difiere por completo de tu percepción- merece toda mi admiración.

      Muchas gracias por tu participación y espero volver a leer comentarios tuyos en próximas disecciones.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  3. Nada es un placer :)
    A cuidarse :)

    ResponderEliminar
  4. He llegado a tu blog por una busqueda en Google y he leido ambos comentarios. Para mí la historia fue un poco al revés, Apocalipsis Now me impactó mucho, de hecho no supe que era la adaptación del libro hasta años después. Ahora he tenido que leerlo, por una asignatura y la verdad, no sé si es porque me había hecho expectativas, o porque ya sabía a donde iba a parar (más o menos) la historia, no ha llegado a convencerme. Realmente, se va notando la tensión poco a poco, y esa lentitud es parte de su desarrollo, pero es cierto que para mi la visión de los aborígenes es también de superioridad desde el punto de vista imperialista, ni siquiera les considera humanos, y no estoy segura de si esto es un artificio literario del autor, reflejando la conciencia de los europeos durante las colonizaciones. Comentando un poco con los compañeros, me he dado cuenta de que se me han escapado algunos detalles, pero todavía me toca estudiar la visión de la critica literaria y además hacer el examen, así que continuaré con ello, pero también me alegro de haber leido vuestras opiniones y tener otros puntos de vista alternativos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Muse,

      Espero que la lectura tanto de la crítica como de los comentarios realizados por los lectores te hayan ayudado en la realización de tu trabajo. De igual modo, te deseo mucha suerte en tu próximo examen. Si suspendes, puedes echarle la culpa a la crítica (Risas).

      En lo que respecta a tu percepción de la obra, muchos afirman que Conrand demostraba su hipocresía al escribir esta obra, pues existe una importante contradicción entre la crítica contra el imperio colonial europeo y su descripción de los aborígenes africanos. En ese sentido, puede decirse que has sabido interpretar correctamente una parte de la obra, así que confió en que conseguirás una buena calificación. De hecho, me gustaría que volvieras a escribirme una vez te la dijesen para poder felicitarte.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  5. Sin palabras, hasta que punto puede llegar la soledad y el libre albedrio humano, a mi me llegó a dar realmente miedo hasta que punto esto nos puede llegar a afectar la integridad moral y ética como cuando Kurtz escribe posteriormente en el ensayo "exterminad estos salvajes", basicamente se transforma nuestra personalidad, como se pasa tan facilmente de un estado del de "civilizado" a casi un estado de supervivencia y de locura cuando estamos en un entorno distinto al de costumbre, en cierta forma lo que creo que quiso representar Conrad es el descenso a lo mas profundo de nuestro primitivo ser con el barco internándose al corazon de nuestros origenes como raza humana, que al fin y al cabo el hombre "civilizado" y el "salvaje" no son diferentes sino que todo lo contrario.


    ResponderEliminar
  6. "La civilización no suprime la barbarie; la perfecciona" - Una obra maestra; un descenso al interior del alma

    ResponderEliminar
  7. http://dseoyceo.blogspot.mx/2016/04/el-corazon-de-las-tinieblas-joseph.html

    Es una gran novela, mi primera de Conrad, la disfrute muchisimo por el uso del lenguaje, les dejo mis sabores de esta obra:
    Más allá de relatar un viaje por el Congo, o una historia de aventura, Conrad consigue con símbolos sumergirnos en una historia con diferentes matices: el colonialismo inglés, el contacto primigenio con una naturaleza indómita, lo irreverente de las pasiones humanas generalizadas contrastadas con un espíritu vital seguido por un ideal, incorruptible; el narrador incrédulo irónico de los verdaderos motivos de una empresa que traerá progreso y con una naturaleza inquisidora , al mismo tiempo que es seducido por la fuerza de un hombre superior, el amor silencioso a un hidalgo en campaña para una empresa civilizadora, en fin y todo en una síntesis que pareciera desarticulada o más bien un relato fragmentado, donde uno mismo pudiera especular y hasta comprometerse con el ideal o el espíritu humano que se muere en su lucha o por sus convicciones.


    Quizás Kurtz mismo fue víctima de ese encuentro misterioso, con el lado lúdico de si mismo avasallado por una naturaleza todavía en supremacía con todo por hacer, y en esta visión Kurts sucumbe ante su anhelo, en su singularidad psicológica y cosmovisión se presenta en un contexto degradado por las peripecias, los engaños, la mezquindad de la dominación, las practicas que fue participe y se presenta vencido en su fuerza física pero incorruptible ante su destino.
    Marlow es un aventurero, conocedor fiel de la naturaleza humana causada por los viajes, un realista decadente, sabe subir por los escaños de poder, utiliza a su familia para lograra su objetivo, tiene una curiosidad propia, es difícil de engañar, ve las cosas como son y su personaje es el que le da un sentido irónico al fin civilizador de la colonia y su interpretación la deja al desnudo, depredación o usurpación de la riqueza. Marlow se inclina por la vida autentica o verdadera de Kurtz contra la moral cerrada o simulacros de esa época.


    En esta obra existe una resonancia de mi propia percepción de seguir tu instinto de salir de lo convencional de seguir tus propias reglas, sufrir por tus propias pasiones, ser uno mismo, esta metáfora de ir por la vida en busca de experiencias transgresoras del orden y la previsibilidad, de esas almas inquietas, de seguir tu propio camino que son impredecibles, donde la meta superior donde nadie haya soñado jamás, vivir como una gacela errante, aventuras, nuevos retos, se convierte como la vida misma fragmentada inconclusa en espera de que viremos el destino hacia una meta superior y morir en el intento porque el ideal quizás nunca es alcanzado pero el progreso hacia esta es lo que marca la diferencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Seonae,

      Magnífico análisis de la novela y muy interesante la reflexión personal tras su lectura. Creo que poco o nada puedo añadir a tu comentario, excepto agradecerte el que lo hayas compartido para que otros lectores decidan penetrar en la oscuridad del alma humana a través de la prosa de Conrad.

      Espero que vuelvas a comentar en futuras -o anteriores- autopsias literarias, recordando que siempre encontrarás abiertas las puertas del Depósito.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  8. Hola! me encanto tu crítica sobre la obra, hasta he leído todos los comentarios. Tengo que hacer un ensayo para el colegio sobre como usa Conrad la crítica en esta obra, ¿qué me recomendarías poner?

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Sebasian,

      En primer lugar quisiera agradecer tu comentario y felicitarte por tu temprano interés hacia la literatura con títulos de tanta complejidad como la novela presente. Respecto a tu pregunta, te recomendaría documentarte ampliamente sobre el contexto de la obra basado en la experiencia de Conrad durante su estancia en el Congo y que le sirve de base para la crítica contra el imperialismo y la colonización de Leopoldo II. De igual forma, destaca el estilo que se anticipaba a las técnicas narrativas de la novela contemporánea y la psicología del relato. Además, tampoco niego que el visionado de "Apocalipsis Now" pueda contribuir a comprender mejor la novela.

      Lamento no poder ser más específica al respecto, pero considero que los aspectos más destacables de la obra ya están mencionados en la crítica y solo precisan de tu aportación personal. Si bien, puedes realizarme todas las consultas que precises.

      Un cordial saludo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar
  9. Es una obra demasiada rica en figuras actanciales ,y muy buena esa critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches William,

      Muchas gracias por visitar las instalaciones del Depósito. Es una alegría comprobar que hayas encontrado una autopsia literaria de tu agrado.

      Recuerda que las puertas del Depósito están siempre abiertas para todos aquellos lectores que sean compartir su opinión, así como su pasión por la literatura.

      Muchas gracias por tu comentario y espero que vuelvas a escribir en futuras -o anteriores- autopsias literarias.

      Un abrazo

      María del Carmen Horcas (La diseccionadora de libros)

      Eliminar

-->