Crítica de Historias del desierto (Gissel Escudero)

No Comments



Publicada en La web del Terror 

Sinopsis: ¡Bienvenidos a Huru, nobles viajeros! Se dice que no existe un lugar más mágico o repleto de maravillas, con genios de agua y de aire, hermosos caballos dorados que corren entre las dunas y reinas y reyes poderosos. Es el hogar de la reina Mazina, cuyos brazaletes controlan el fuego; también es el hogar del rey Agalur, un hombre sabio, valiente y poderoso. Las tribus nómadas viajan de un lado a otro y los mercaderes ofrecen objetos extraordinarios. Pero ¡cuidado! En Huru hay otras criaturas mucho menos amigables, como los bandidos en busca de tesoros, los monstruos cazadores de cabezas y un malvado rey cuyos planes podrían acabar con la paz del desierto. Además, según el hechicero del castillo errante, está escrito en un libro que una gran catástrofe se aproxima. ¿Podrá un joven esclavo fugitivo usar el libro para detener a tiempo dicha catástrofe? Y mientras tanto, ¿será capaz el rey Agalur de conquistar a la bella reina Mazina, la dama pelirroja de sus sueños? Estas aventuras y muchas más aguardan a quienes se atrevan a leer las HISTORIAS DEL DESIERTO...

Reseña: “Contemplando los innumerables granitos de arena, a Frobio le gustaba pensar que cada uno de ellos contenía una historia. Tal vez era sólo una forma interesante de ocupar su tiempo, dado que su trabajo implicaba recorrer el desierto de un lado a otro, pero si acaso fuera verdad, ¡qué magnífico tesoro de conocimiento yacía bajo sus pies, y qué no hubiera dado él por entender el idioma secreto de Huru para pedirle que le contara dichas historias!

Gissel Escudero nos concede la oportunidad de conocer los secretos escondidos bajo su superficie a través del libro Historias del desierto. Una serie de relatos, en apariencia inconexos, que nos introduce en el mágico mundo de Huru, donde habitan criaturas hasta ahora desconocidas, como los genios del agua, los opandi o los tiburones de arena. De esta forma, el desierto deja el monocromatismo que lo caracteriza, para convertirse en un escenario lleno de vida y misterios, aunque algunos bien habrían de seguir permaneciendo enterrados, por siempre.

Un libro lleno de fantasía, que opta por la interrelación de las subtramas que lo componen hasta confluir en un solo final colectivo. Una fórmula arriesgada, pues incluso los autores consolidados tiene dificultades para conseguir el equilibrio deseado entre ellas y son pocos quienes lo consiguen, como ocurre en Juegos sagrados (Vikram Chandra). Sin embargo, no sucede lo mismo en Historias del desierto. Solo cuando la lectura se encuentra muy avanzada y empiezan a producirse los primeros encuentros entre personajes, el lector se percata de que no se trata de un conjunto que de cuentos independientes, sino de una única historia.

La estructura seleccionada escogida por la autora refuerza esta confusión. Los capítulos son demasiado escuetos y, además, se encuentran subdivididos en fragmentos con importantes saltos espacios-temporales que dan a entender que se trata de una lectura individual, con principio y final, pero sin continuación. De igual modo, no contribuye que se sucedan demasiados acontecimientos entre ellos, porque cuando la autora pretende retomar una historia concreta, el esfuerzo que debe realizar el lector para recordar todos los detalles es mayor, obligándole incluso a retroceder.  También resulta tediosa la constante introducción de nuevos personajes y conflictos, aunque al final de la historia se revele su relación con las demás.

Da la sensación de que la autora ha pretendido acaparar demasiado en un único volumen y el resultado es un conjunto de historias demasiado superficiales en su tratamiento, sin explotar todo el potencial que podría haberse obtenido con un desarrollo más profundo.

Tampoco ayuda la indecisión de la autora al escoger un tono, pues oscila entre infantil y juvenil adulto. Algunos fragmentos resultan demasiado amables, mientras que otros describen de forma explícita violaciones y torturas. Resulta confuso estar leyendo sobre mágicas criaturas y, de repente, incluir una mutilación. Quizás la intención fuese acercarse a un público que, a pesar de su temprana edad, está acostumbrado a lecturas más complejas, capaces de reflejar sus inquietudes y conflictos dentro de un contexto de fantasía, como Grimpow, el camino invisible (Rafael Ábalos), Eragon (Christopher Paolini), La puerta oscura (David Lozano) o Las memorias de Idhun (Laura Gallego). O, por el contrario, quiso abarcar un público demasiado amplio sin conseguirlo.

Nuevamente, es fundamental encontrar un punto intermedio, sabiendo escoger aquellos elementos que dotan a la historia de una estructura homogénea, un ritmo narrativo constante y un tono adecuado en relación con la trama. Cierto que Gissel Escudero demuestra una gran imaginación, pero se hubiese agradecido otra forma de reflejar los escenarios y criaturas surgidos a partir de ella.

En definitiva, Historias del desierto es un libro de cuentos interrelacionados que pretende abarcar un público demasiado amplio, derivando en una lectura superficial, basada en demasiados estereotipos del género de la fantasía. Si bien el diseño de algunas criaturas es original, como los genios del agua, el resto del relato no presenta ningún rasgo distintivo que le permita destacar entre otros títulos.


VALORACIÓN: 6

LO MEJOR: El diseño de las criaturas, sobre todo, los genios del agua.

LO PEOR: La autora pretende abarcar demasiado elementos, cuando la estructura del relato es demasiado esquemática para desarrollar todas las subtramas en profundidad. El desigual tono narrativo, que oscila entre infantil y juvenil adulto. 


Disponible en La Web del Terror.


Descubre más sobre la autora en El mundo de Gissel Escudero.


0 comentarios:

Publicar un comentario

-->