Critica de La hora del mar (Carlos Sisí)

No Comments

 

Sinopsis: Unos días antes de la noche de San Juan, los océanos de todo el mundo se llenan de peces muertos. El fenómeno llama la atención de las agencias medioambientales, que no encuentran explicación alguna. A bordo del barco Vizconde de Eza, un grupo de biólogos y geólogos parten hacia el Mediterráneo para realizar un informe, pero acaban asistiendo, con infinito horror, a una de las experiencias más increíbles de toda su vida.
Al mismo tiempo, los fondos marinos explotan: una cadena de seísmos submarinos asola los mares con fatales consecuencias en las costas. Esto, sin embargo, es sólo el principio de una serie de acontecimientos que pondrá a la Humanidad en jaque a medida que ésta se enfrente a un inesperado adversario: el planeta Tierra.



Reseña: Cuando Isaac Newton dijo: “Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”, no empleó esta metáfora por casualidad. A pesar de llamarse Tierra, tres cuartas partes de nuestro planeta están cubiertas por agua. Allí surgió la vida y, sin embargo, todavía desconocemos mucho del lugar que nos vio nacer y evolucionar hasta que decidimos aventurarnos en otro mundo, mucho más pequeño y hostil. No obstante, hubo quienes decidieron volvieron a internarse en sus aguas, incapaces de seguir ignorando llamara del mar, y regresaron con historias acerca de criaturas tan increíbles que solo podrían existir en la imaginación de los hombres que las habían relatado. Así ocurre con La hora del mar, una novela que sumerge al lector en una apasionante historia inspirada en los grandes clásicos del género, como La guerra de los mundos (Herbet George Wells), y algunas obras más contemporáneas, El quinto día (Frank Schätzing), pero siempre con el estilo único y característico de la marca Sisí.


La hora del mar representa la consolidación de Carlos Sisí como el Stephen King español. Al igual que el célebre escritor estadounidense, Sisí consigue que el terror irrumpa de forma natural en la cotidianidad de sus personajes, transformando su mundo en una compleja pesadilla dispuesta en sucesivos niveles, en los que el miedo va adquiriendo formas cada vez más grotescas y perturbadoras, como ocurría en El cazador de sueños.

La gran visualidad de su prosa permite, no solo que nos situemos en los diferentes escenarios donde se desarrolla, sino también la captación,  a través del resto de los sentidos, de aquellos detalles que hacen que la historia traspase el papel y adquiera vida por sí misma. De este modo, somos capaces de percibir la intensa salinidad que impregna el aire y se convierte en la fragancia que precede a la muerte o, todavía más importante, el Zumbido que nos persigue de forma infatigable, recordándonos que el peligro persiste y se encuentra en todas partes, sin que seamos capaces de predecir cuándo regresará y con qué forma. Ultimátum a la tierra (Scott Derrickson, 2008), The Abyss (James Cameron, 1989 o Startship Troopers (Paul Verthoeven, 1997), podríamos ser algunos de los referentes visuales más significativos.

Con todo, el universo concebido por Sisí conserva esa originalidad propia del autor que lo diferencia de los demás, permitiéndole destacar sobre otros títulos de ficción.

Otro de los aspectos que merece destacarse son los personajes. Desde la primera entrega de Los caminantes, el autor malagueño demostró su capacidad para crear protagonistas con los que el lector pudiera identificarse, precisamente por la imperfección que los caracterizaba. Al contrario que otras obras, donde la diferencia entre héroes y villanos es apreciable desde los primeros capítulos, Sisí apuesta por la ambigüedad de la naturaleza humana, mostrando tanto los defectos como las virtudes de cada uno. En este aspecto cabe destacar el magnífico fragmento de Thadeus en el que se enfrenta al antagonismo de emplear sus conocimientos sobre la vida para dar muerte a las criaturas que amenazan con acabar con la humanidad; el miedo oscilante de Marianne entre la amenaza de los monstruos y los propios supervivientes; o la peculiar amistad que se establece entre Jonás y Meraldo. Cualquiera de ellos puede convertirse en un héroe imprevisto, pero también en un villano en potencia. La inclinación de la balanza a favor de uno u otro destino dependerá de sus decisiones.

Y es que La hora del mar no es una sola historia, sino una serie de subtramas desarrolladas en diferentes espacios que se interrelacionan a raíz de las circunstancias que las han originado. A pesar de esta compleja estructura narrativa, el lector no tiene ninguna dificultad para retomar los diferentes hilos argumentales, manteniendo el suspense hasta sus últimos párrafos.

Por supuesto, no podíamos terminar esta reseña sin hacer mención al mensaje implícito en sus hojas. Si bien Carlos Sisí vuelve a apostar por el entretenimiento del lector, también busca hacerlo reflexionar. Cualquiera que haya tenido la oportunidad de crecer junto al mar ha podido comprobar en primera persona los cambios que ha experimentando, casi todos para peor.  Si bien el final me resulta un poco abrupto para mi gusto, no puedo negar que Sisí ha sabido plantearlo de forma que la última opinión resida en el lector; es decir, planteado el problema, la solución radica en su decisión cuando haya adquirido conciencia de cuáles podrían ser las consecuencias de su actitud al respecto.

En definitiva, aquellos que consideraban a Sisí como autor de un solo éxito, La hora del mar rompe esta percepción y lo consolida como uno de los escritores más prolíficos del actual panorama literario, no solo de terror, sino también de la ciencia ficción e incluso del recientemente surgido eco-thriller. Déjate arrastrar por esta historia que conduce hasta las profundidades abismales de su imaginación, donde te será desvelado el secreto tanto tiempo escondido bajo su superficie. Y recuerda, si el mar nos dio la vida, también tiene la capacidad para arrebatárnosla.

VALORACIÓN: 8,5

LO MEJOR: El primer tercio de la novela, que incluye la presentación de los protagonistas más destacados y algunos de los desastres que preceden al ataque de los criaturas marinas. El original aspecto de los monstruos. El equilibrio de la historia entre el entretenimiento y la reflexión.

LO PEOR: El uso de algunos los tópicos propios de la ciencia-ficción. Un final abrupto en comparación con el resto de la historia.

Disponible en La web del terror.

Sobre el autor: Carlos Sisí (Madrid, 1971) vive en un soleado apartamento de Calahonda con su mujer y sus dos hijas. En ese ambiente luminoso y tranquilo concibió, noche tras noche, una Málaga diezmada por el terror de los muertos vivientes. No en vano lleva años alimentando su imaginación con todo tipo de material de terror, desde novelas a películas pasando por videojuegos.
Otros libros del autor:

0 comentarios:

Publicar un comentario

-->